Santa Cruz de Tenerife

A vista de pájaro

Estas imágenes no son de una maqueta ni se han obtenido sobrevolando Santa Cruz. Forman parte de la panorámica de la que disfrutarán los ocupantes de la última planta de la torre de Cabo-Llanos.
EL DÍA, S/C de Tenerife
16/jun/03 18:08 PM
Edición impresa

EL DÍA, S/C de Tenerife

El día 3 de septiembre de 2001 comenzaba en Cabo-Llanos, la nueva zona de expansión de Santa Cruz, la construcción de una edificación a la que todos, poco a poco, le han seguido el paso y la han visto "crecer", emergiendo entre otros edificios hasta convertirse en el gigante de la ciudad.

Construida por la empresa Ferrovial-Agroman, quizás mucha veces haya pasado en coche por la avenida de la Constitución y hasta se le ha pasado desapercibido que el semáforo se ha puesto en verde ensimismado en intentar avistar desde la carretera la ventana del último piso, o hasta contando el número de plantas. Es más, quizás vaya acompañado por su hijo y éste le asalte con una pregunta tan banal y sencilla de responder cuando se trata de una construcción "normal", entiéndase por normal de menos altura: ¿Cómo habrán instalado la grúa para subir los materiales a la última planta?

Esta torre de Cabo-Llanos podría estar concluida el próximo 15 de enero. Ocupa una parcela total de 2.500 metros cuadrados, incluyendo las cuatro plantas dedicadas, una de ellas, a las instalaciones técnicas como el grupo electrógeno ?que garantizará el suministro eléctrico a pesar de cualquier incidencia?, otra a oficinas, una tercera para locales, y una cuarta, de zona de acceso. A partir de esta cuarta planta, se levanta la gran torre, que ocupa 850 metros cuadrados de la superficie antes referida.

La altura total de este edificio es de 140 metros, incluyendo los veinte metros que mide de alto el pararrayos que se colocó la semana pasada y en donde se habilitará también una baliza. En total, en esta torre, que cuenta con una gran "espina dorsal" de hormigón, en la que se han sobredimensionado los niveles exigidos, se han construido 271 viviendas, con una superficie media cada una de 115 metros cuadrados. Este edificio cuenta con 5 ascensores. De ellos, uno es un montacargas especial previsto para las mudanzas y compras. Otros dos están programados con el doble de velocidad de que la que es habitual en menos altura. Así, estos tardarán un segundo en ascender dos metros. Quienes lo utilicen en el futuro para subir al piso 32, tardarán menos de un minuto en llegar. Junto a estos ascensores, se han habilitado otros un poco más lentos, que subirán 1,6 metros por segundo. Los primeros están recomendados para los pisos del 16 al 32, y los últimos, para la parte "baja" de la torre.

Se trata de una construcción inteligente, como lo demuestra el sistema informático que regula desde las velocidades de los ascensores hasta el sistema automático de recogida de basura. Otra gran incógnita en la que ya pensaron en su momento los arquitectos de la obra. ¿Se imagina que tenga que bajar por la noche la basura, si vive en el piso 20 ó 30? Los vecinos de este inmueble no tendrán que pagar esta "penitencia", gracias a que en cada planta se ha habilitado una trampilla que, oculta en una puerta, pueden abrir para depositar los residuos domésticos, que caerán a un depósito que retirará, al menos una vez a la semana, un camión.

Las viviendas cuentan con aire acondicionado, entre otros equipamientos de lujo, destacando el sistema de seguridad contraincendios que se ha instalado en todo el edificio y que se activa nada más registrarse cualquier conato, que será mitigado con una lluvia de agua en la zona afectada.

De la primera a la quinta planta, se han construido 12 viviendas por piso; de sexta a la vigésima, 8 por piso. En la vigesimoprimera y la vigesimosegunda se han ubicado cuatro dúplex, de 400 metros cuadrados cada uno. De la planta 23 a la 26, se han construido 8 viviendas por planta, 12 por piso de la 27 a la 30, y 4 viviendas en la 31 y la 32, siendo impracticable la cubierta de la construcción.