Actualidad

El PSOE desvela que Tamayo fue sobornado por una trama inmobiliaria vinculada al PP

Jesús Caldera, portavoz del PSOE en la Cámara Baja, afirmó ayer que Tamayo y Sáez se ausentaron de la votación del pasado martes en la Asamblea amparados por un potente grupo de medio centenar de empresas dedicadas al juego y a la construcción que mueven miles de millones de pesetas.
AGENCIAS, Madrid
16/jun/03 14:13 PM
Edición impresa

El Partido Socialista está cada vez más convencido de que la traición de los diputados Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez en la Asamblea de Madrid fue una operación ideada por un grupo inmobiliario interesado en que no gobierne la izquierda en la comunidad. Un posible caso de corrupción que, sospecha la dirección socialista, podría estar relacionado con el PP.

"Es evidente que el PP es el principal beneficiario de este golpe contra la democracia". Jesús Caldera, portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, dio crédito ayer a la versión de la "Cadena Ser", según la cual Tamayo y Sáez se ausentaron de la votación del pasado martes en la Asamblea amparados por un potente grupo de medio centenar de empresas dedicadas al juego y a la construcción que mueven miles de millones de pesetas.

Los empresarios que la información relaciona con la trama son Francisco Vázquez Igual y su mano derecha, su sobrino Francisco Bravo Vázquez. Siempre según la emisora, estos constructores están "fuertemente vinculados" con sectores del PP en Madrid y mantienen una relación personal con el secretario general de ese partido en la región, Ricardo Romero de Tejada.

Este dirigente del PP, sin embargo, negó cualquier implicación suya o de su partido en el asunto, aunque admitió haber mantenido una "relación fugaz" con Bravo para tratar un posible pacto ?que al final no cuajó? entre independientes y populares en un municipio de la región.

Sin acusar expresamente al PP de participar en este escándalo, Caldera exigió una actuación inmediata de los populares y denunció en una declaración leída en Ferraz ?en la que no se admitieron preguntas? que la misma noche electoral, diez minutos antes de las doce de la noche, "comenzó a funcionar esta trama" para dar un "golpe" al Gobierno que tenía previsto conformar Simancas con el apoyo de IU.

De esta forma se refería el dirigente socialista a una llamada que Tamayo realizó desde su móvil al número de Francisco Bravo Vázquez.

A las 23:50 horas del pasado domingo 25 de mayo, cuando ya se conocían los primeros resultados y el recuento de votos apuntaba a que habría un gobierno de izquierdas en Madrid, el empresario y el diputado conversaron durante más de seis minutos.

Llamadas al móvil

Pero no es el único contacto que ambos mantuvieron antes del escándalo. Según el listado de llamadas de Tamayo, sus conversaciones han sido frecuentes en los últimos días. Otra de las llamadas se produjo el día anterior a que los díscolos traicionaran al PSOE en la votación de la Asamblea.

Ese lunes, Tamayo se reunió a las ocho y media de la noche con el secretario de Organización del PSOE, José Blanco. Una entrevista que en Ferraz ven ahora como una coartada, y en la que el diputado fugado había manifestado cierto malestar por las negociaciones del Gobierno con IU en Madrid, aunque en ningún momento habló de abandonar a su partido en la votación de la Asamblea.

Después de la reunión, Tamayo llamó al móvil personal del constructor. También habló dos veces con José Luis Balbás, su mentor político, a quien el PSOE suspendió de militancia esta semana por sospechar que está relacionado con esta operación. Según el listado de llamadas de Tamayo, él y Balbás han hablado todos los días desde el 25 de mayo.

Bravo, Balbás y Tamayo tienen una relación personal desde 1996, cuando coincidieron en la Junta de Compensación creada en el municipio de Villaviciosa de Odón para promover una operación urbanística que fue denunciada en su día por presentar irregularidades.

Según la "Ser", el empresario tiene muy buenas relaciones con algunos sectores del PP madrileño y el grupo inmobiliario para el que trabaja podría estar inquieto ante los cambios de la Ley del Suelo anunciados por Simancas, o por los posibles cambios en la recalificación de algunos terrenos.

Además, el propio Bravo confirmó este domingo que el día después del escándalo ?el pasado miércoles? reservó las habitaciones en las que se alojaron Tamayo y Sáez en el hotel Los Vascos de Madrid. Según dijo, lo hizo porque Tamayo se lo pidió como un favor, aunque negó haber impulsado el golpe de mano contra el PSOE.

"Cada segundo que pasa sin que el PP exija, en nombre de la ética y de la democracia, la devolución de los escaños de estas dos personas, se demuestra que está buscando su propio beneficio", advirtió Caldera.

Reserva de habitaciones

Mientras, el PSOE sigue investigando por su cuenta las posibles conexiones entre los dos "traidores" y grupos inmobiliarios que podrían estar relacionados con el PP.

Los servicios jurídicos de Ferraz aún no tienen preparada la querella contra los autores de esta "fechoría" porque están a la espera de nuevos datos de su investigación, de confirmar algunas de las informaciones que les llegan y de ampliarlas con nuevos testimonios que esclarezcan una trama que, según dicen, dará mucho que hablar.

Por su parte, los empresarios Francisco Vázquez y Francisco Bravo Vázquez negaron ayer cualquier vinculación con una supuesta trama inmobiliaria para evitar que el PSOE gobernara en la Comunidad de Madrid.

En un fax remitido a EFE con el sello de su grupo empresarial Euroholding, los empresarios señalan que "es absolutamente falso que tengamos nada que ver con la actuación del señor Tamayo como diputado en la Asamblea de Madrid, actuación que desconocíamos y de la que nos enteramos por la radio, y que exista trama inmobiliaria alguna de la que hayamos formado parte".

Señala el comunicado que "es cierto que el señor Bravo conoció al señor Tamayo en el año 1996, donde coincidieron en una Junta de Compensación en Villaviciosa de Odón. Desde entonces, ?añade? han mantenido una buena relación. Asimismo, conoce desde entonces al señor Balbás".

Reconocen que "es cierto que el día 25 de mayo Francisco Bravo mantuvo una conversación telefónica en la que el señor Bravo felicitó al señor Tamayo por los resultados que estaba obteniendo en la Comunidad de Madrid el PSOE".

"Es cierto ?agrega el comunicado? que el día 9 de junio el señor Tamayo llamó al señor Bravo para pedirle que le reservara una habitación en un hotel porque dijo: "no puedo hacerlo yo por motivos que no puedo contar. El señor Tamayo le pidió que la habitación tuviera una sala de reuniones, el señor Bravo quedó en hacer la reserva en el hotel AC Aitana. No fue posible y la reservó (por medio de un empleado de la empresa, porque él personalmente no pudo) finalmente en el hotel HUSA Princesa".

Señalan también que "es cierto que el día 10 volvió a tener una conversación telefónica, porque el señor Tamayo se encontró con que no tenía la habitación reservada en el hotel inicialmente previsto y lo llamó para preguntarle qué había pasado. El señor Bravo le comunicó que estaba reservada en el otro hotel".

"En ningún momento el señor Tamayo le contó ni su intención de no votar, ni aspecto alguno de sus conversaciones con dirigentes del PSOE. El señor Vázquez no ha tenido relación profesional ni personal con el sr. Tamayo, al que sí conoce".

de la trama, Eduardo Tamayo, mantuvo varios contactos telefónicos con Francisco Bravo.