Sucesos

Extinguido el incendio que afectó al Parque Nacional del Teide

Las causas del fuego son aún desconocidas y se está a la espera de que el equipo de investigación pueda determinarlas, aunque se apunta directamente al calor de las últimas semanas como uno de los factores.
EFE, S/C de Tenerife
16/jun/03 10:11 AM
Edición impresa

El incendió que el sábado se declaró en el Parque Nacional de Las Cañadas del Teide, en Tenerife, está ya extinguido, según confirmó el consejero de Medio Ambiente del Cabildo de Tenerife, Wladimiro Rodríguez.

Sin embargo, todavía se encuentran en la zona operarios pertenecientes al dispositivo de incendios forestales del Cabildo de Tenerife, que vigilan los rescoldos que durante la noche del pasado sábado permanecían activos.

Asimismo, el consejero afirmó que en el lugar todavía permanecen dos cuadrillas de operarios así como dos camiones cisternas y todoterrenos, y que, previsiblemente, habrá personal que durante las próximas horas vigile la zona para evitar que se reactive.

El fuego comenzó a mediodía del sábado en los altos del municipio de Güímar, entre los picos de Cho Marcial y Piedras de Mal Abrigo, a una altura comprendida entre los 1.900 y 2.300 metros, y afectó a una superficie total de cinco hectáreas, aunque se estima que finalmente haya alcanzado las siete hectáreas.

La zona afectada, explicó Rodríguez Brito, abarca aproximadamente dos hectáreas del Parque Nacional de Las Cañadas del Teide, mientras que el resto de superficie pertenece a la corona forestal de la isla de Tenerife, zona catalogada como parque natural.

El fuego fue finalmente controlado a última hora del sábado después de que los operarios consiguieran frenar los frentes activos, el sur y suroeste, y horas después de que se hubieran controlado los frentes norte y este.

En las labores de extinción participaron más de cien operarios del dispositivo insular contra incendios, voluntarios y miembros de la Guardia Civil y de las policías locales de los municipios de Güímar y La Orotava, y que contaron con el apoyo de dos helicópteros, cuatro camiones cisterna y tres todoterrenos.

El consejero insular valoró especialmente la respuesta del dispositivo, "demostrando que hemos llegado a tiempo" y cuya respuesta evitó que el fuego entrara en la caldera de Pedro Gil, que es una "zona de gran belleza y muy escarpada". Además, agregó, las labores de extinción se vieron dificultadas por la presencia del viento, lo que hacía que el comportamiento del incendio fuera impredecible.

Asimismo, Rodríguez destacó las dificultades que tuvieron los helicópteros para obtener agua, puesto que debían acudir a balsas de Fasnia y Los Realejos, a lo que había que añadir el viento y la altura superior a los 2.000 metros en la que tuvieron que trabajar.

La mayor parte de la superficie quemada son retamas, y se estima que se tardará "no menos de diez años en recuperarla", manifestó Rodríguez Brito. En el incendio también se vieron afectadas 25 colmenas y pinos jóvenes que habían sido repoblados aproximadamente en los años 50.

El consejero aludió al dispositivo que la Corporación insular ha establecido para la nueva campaña de verano contra los incendios forestales, en la que ya están activadas más de 600 personas.