Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Pedro Martín será el candidato del PSOE al Cabildo de Tenerife leer

La DGT inicia una campaña para controlar el uso del móvil

La Dirección General de Tráfico pretende que la erradicación de la utilización por parte de los conductores del teléfono mientras conduzcan reduzca, al menos, el riesgo de accidentes, ya que el 10% de los usuarios han sufrido algún tipo de percance por atender o realizar llamadas.
EFE, Madrid
17/jun/03 18:08 PM
Edición impresa

El director general de Tráfico, Carlos Muñoz-Repiso, explicó que desde ayer y hasta el día 29 los agentes de la Guardia Civil controlarán en vehículos camuflados la utilización de los teléfonos móviles por parte de los conductores en las carreteras españolas.

Con la colaboración de los Mossos d'Esquadra, de la Ertzaintza y de las policías locales de municipios de más de 25.000 habitantes, Tráfico ha previsto controlar al menos 100.000 automóviles para determinar el porcentaje de uso de celulares mientras se conduce un vehículo.

Muñoz-Repiso indicó que aunque no se puede cifrar con exactitud el número de accidentes que se producen por este motivo, "sí sabemos que es una situación peligrosa y que debe evitarse".

Precisó que según una encuesta llevada a cabo el pasado mes de mayo, un tercio de los conductores reconoce haber conducido a la vez que hablaba por un celular y el 10 por ciento haber sufrido algún incidente cuando lo hacía, tales como desvío de la trayectoria del vehículo, maniobras antirreglamentarias o alguna colisión.

La citada encuesta, realizada sobre una muestra de 1.800 conductores en toda España, refleja que nueve de cada diez llevaba un teléfono móvil consigo, el 63 por ciento tenía encendido uno manual y sólo el 14 por ciento un manos libres. Del sondeo se desprende también que las mujeres llevan en mayor proporción el móvil encendido en el coche que los hombres, dos puntos por encima.

Más de la mitad de los encuestados había realizado o recibido una llamada cuando conducía en las 24 horas anteriores a la entrevista, pero en el caso de ciertas profesiones las cifras se disparaban, como viajantes o representantes, con una media de 22 llamadas, o profesionales liberales, con doce.

Según el director de Tráfico, con la campaña no se pretende sólo sancionar y denunciar esa infracción, sino concienciar sobre los riesgos de sufrir o provocar un accidente como consecuencia de la merma de atención que origina atender o realizar una llamada.

Tras la campaña, se producirá una nueva recogida de datos, entre el 30 de junio y el 4 de julio, mediante la observación directa en ciudad y carretera, así como una encuesta entre conductores para conocer en qué medida ha influido esta iniciativa.