Nacional

Explota una bomba casera en el liceo español de Roma y causa desperfectos en la fachada


COLPISA, Roma
18/jun/03 18:09 PM
Edición impresa

Una bomba colocada en la entrada del colegio español de Roma destrozó a las 4:15 horas de la madrugada de ayer parte de la puerta y rompió todos los cristales de los tres pisos de la fachada. También alcanzó a dos coches aparcados en las cercanías. El explosivo, compuesto por entre 300 y 500 gramos de un material aún por determinar, se encontraba dentro de un recipiente metálico, probablemente una olla.

El centro, en el que estudian 330 alumnos, muchos de los hijos de la colonia española en Roma, se encontraba vacío en el momento de la explosión y ayer debía acoger algunos exámenes y las pruebas de selectividad de los alumnos más mayores. Tras el estupor inicial de los responsables y profesores de la escuela que fueron llegando a primera hora de la mañana, los exámenes fueron realizados finalmente en un edificio contiguo, la Academia de España. Las clases de los cursos inferiores terminan el viernes, pero hoy tenían una excursión a un pueblo de las afueras de la ciudad.

Confusión

Dentro de la confusión y el anonimato que rodean la colocación de bombas en Italia, los Carabinieri no descartaban ayer ninguna posibilidad, desde el terrorismo a un acto anárquico o vandálico. La Policía incluso contempla que sea una acción de algún estudiante para evitar los exámenes, algo que el centro rechaza de plano. No obstante, la investigación fue asignada a la Fiscalía Antiterrorismo.

Fuentes próximas a la investigación dudaban de la autoría de ETA, que ha atentado contra intereses españoles en Italia en diversas ocasiones, y apuntaban más bien de nuevo a una raíz anárquica, origen de varios envíos de libros-bomba a oficinas de Iberia el pasado mes de diciembre. En aquella ocasión, reivindicó las acciones una desconocida organización llamada "Las cinco C", liderada por un anarquista italiano, Claudio Lavazza, encarcelado en España por el asesinato de dos agentes municipales durante un atraco en Córdoba en 1998.

Condena del alcalde

El alcalde de Roma, Walter Veltroni, condenó ayer como un acto "de singular gravedad" el atentado. "Estoy aquí para mostrar mi solidaridad con los españoles que viven y trabajan en Roma" aseguró Veltroni, que visitó ayer el colegio español situado en el barrio del Trastevere.

Veltroni señaló que se trata "probablemente" de una acción de tipo demostrativo, pero que constituye "una herida importante a una presencia de la que estamos orgullosos", en referencia al Cervantes, en el que estudian 330 alumnos de todas las edades.

Paralelamente, la ministra italiana de Educación, Letizia Moratti, condenó lo que denominó "un vil acto de terror" tras conocer la noticia del atentado, que no ha sido reivindicado.