Vivir
LO ÚLTIMO:
Clavijo cancela la reunión del Fdcan por la ausencia de Pestana y de la mayoría de alcaldes leer

Al menos 200 canarios dependen de un trasplante para sobrevivir


EFE, Las Palmas
18/jun/03 18:09 PM
Edición impresa

Evitar tabúes

Unas 200 personas esperan en Canarias por un trasplante de órgano, sobre todo de riñón o hígado, del que depende su vida o la mejora de ella, deteriorada en muchos casos por la diálisis, informó ayer el coordinador de Trasplantes del Hospital de Gran Canaria Doctor Negrín, José Luis Romero.

Con el fin de resolver las dudas o miedos que existen en torno a la donación de órganos o tejidos, asunto que los profesionales tratan de plantear a las familias como una "ayuda o consuelo" ante la pérdida de uno de sus miembros, este hospital organiza ayer una mesa redonda "para acercar a la población a estas situaciones que en la mayoría de los casos no ha sido debatida". Precisamente, el no haber manifestado en vida la intención o no de ser donante es una de las cuestiones que plantea más problemas a los familiares del fallecido a la hora de decidir sobre el destino de sus órganos, explicó Romero, quien afirmó que este centro "respeta siempre lo que manifieste la familia, aunque contradiga lo expresado en vida por la persona" muerta.

Sobre la donación de órganos o tejidos, la ley es "bastante abierta", ya que establece que "es donante todo aquél que no haya dicho lo contrario de forma fehaciente en vida".

Sin embargo, dijo Romero, "hay muchas personas que no han tratado este tema en el núcleo familiar, que nunca se lo han planteado ni manifestado en vida, por lo que ha de ser la familia la que decida tras su muerte".

Garantizar la "integridad del cuerpo" o el desconocimiento sobre la voluntad del fallecido suelen ser los motivos que más preocupan a los familiares del desaparecido a la hora de decidir sobre la donación de sus órganos.

Por ello, el coordinador de Trasplantes del Hospital de Gran Canaria Doctor Negrín, José Luis Romero, destacó la importancia de iniciativas como la que se desarrolló ayer en el centro, con la que se pretende "crear el debate sobre la donación de órganos en el núcleo familiar para evitar los tabúes que existen" al respecto en la población.

Sobre el proceso de la donación, Romero precisó que en Canarias y en España la mayoría de los órganos trasplantados proceden de personas a las que se ha certificado una muerte encefálica o cerebral, "que es la verdadera muerte, tal y como establece la ley" y difiere de la "típica, que ocurre cuando se para el corazón".