Dinero y Trabajo

España y nueve países más rechazan la nueva propuesta de reforma de la PAC

El nuevo planteamiento presentado por la Comisión Europea y la Presidencia griega de la UE suaviza las diferencias y recoge como principal novedad la posibilidad de que la aplicación de un sistema de ayudas desvinculadas de la producción sea "parcial" y no total, como se contempló inicialmente.
AGENCIAS, Luxemburgo
19/jun/03 15:54 PM
Edición impresa

Diez países, entre ellos España, rechazan las nuevas propuestas presentadas ayer por la Comisión Europea y la Presidencia de la UE para reformar la Política Agrícola Común (PAC), informó el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete.

Sólo Reino Unido, Holanda, Suecia, Dinamarca y Grecia, que asume la Presidencia de turno de la UE- apoyaron los nuevos textos de compromiso. De esta forma, las posiciones de los Quince son similares a las mantenidas en anteriores discusiones acerca de la reforma de la PAC prevista por Bruselas.

Una mayoría de países ha pedido a la Comisión Europea que avance más en sus fórmulas de compromiso, por lo que el comisario de Agricultura, Franz Fischler, deberá efectuar nuevas modificaciones a su propuesta de reforma "a pesar de que ha dicho que esta propuesta es la última", según Arias.

La propuesta de ayer de la Comisión Europea y la Presidencia griega de la UE suavizó posturas sobre los aspectos más importantes: la reducción de las ayudas directas y la desvinculación de las subvenciones de la producción.

La principal novedad de este documento se centra en la posibilidad de que la aplicación de un sistema de ayudas desvinculadas de la producción sea "parcial" y no total, como pretendía la Comisión Europea en su proyecto inicial de reforma.

El ministro de Agricultura español, Miguel Arias Cañete, manifestó que la propuesta "tiene luces y sombras", aunque insistió en que "supone un paso adelante, pues la Comisión Europea está respondiendo moderadamente" a las reivindicaciones españolas.

En este sentido, afirmó que la nueva propuesta de compromiso sobre la reforma de la Política Agrícola Común (PAC) "va en la buena dirección".

El texto "contrarresta los efectos negativos" que tenían para España las propuestas de revisión de la PAC presentada por la Comisión Europea en enero, según declaró Arias.

Destacó que el Ejecutivo comunitario "ha reconocido la desvinculación parcial de las ayudas", pues en su proyecto inicial planteaba que estas subvenciones se desligaran totalmente de la producción.

El titular de Agricultura apuntó que los avances que se han registrado son "tímidos", pues Bruselas debe aún flexibilizar más su postura.

Valoró que permita mantener un 30% de las ayudas a los cultivos herbáceos ligadas a la producción en zonas de bajos rendimientos, aunque España pide que esta medida se aplique en toda la UE.

Insistió en que con el nuevo texto "se disipan los nubarrones" que amenazaban un abandono de la actividad agrícola en zonas españolas como Aragón, Castilla-La Mancha o Extremadura.

Modulación

Respecto a la modulación o recorte de las ayudas para reforzar el desarrollo rural, España acepta los porcentajes propuestos ayer por Bruselas (3% en 2005, 4% en 2006 y 5% en 2007).

Sin embargo, señaló que aún son necesarios mayores progresos en forrajes desecados y frutos secos y en este último cultivo, confió en que "a última hora" pueda arrancar más concesiones al comisario para que aumenten las ayudas.

Otro aspecto positivo para España son los cambios en arroz, porque en la última propuesta se establece un sistema de penalizaciones proporcional y desaparece el almacenamiento privado.

El ministro se refirió a otros aspectos de la propuesta, que incluye que, para los sectores ganaderos, los estados miembros podrán mantener ligada a la producción un 30% de la prima en el caso bovino, mientras que en ovino y caprino la cifra es del 22,5%.