Vivir

Los discapacitados de 3 a 18 años no son reconocidos como tales en Canarias

Los departamentos sociales autonómico e insular no son competentes en la atención a estos menores, mientras que Educación sólo lo es durante el curso escolar y Sanidad exclusivamente de las terapias. Asociaciones y padres confían ahora en las buenas intenciones expresadas por el Cabildo tinerfeño.
IOSUNE NIETO, S/C Tenerife
19/jun/03 18:09 PM
Edición impresa

Días atrás, este periódico ponía de relieve la ausencia de cualquier iniciativa pública que tuviera en cuenta la atención a los menores discapacitados una vez finalizado el curso escolar, a través de talleres o campamentos de verano. La situación quedó confirmada ayer, después de que el Instituto de Atención Social y Sociosanitaria (IASS) indicara que tampoco es competente en materia de menores discapacitados, como no lo son el Gobierno de Canarias, la Sociedad de Atención al Minusválido (Sinpromi), los ayuntamientos y el Cabildo insular.

Después de indagar sobre las posibles soluciones al problema que se plantea a los muchos padres en la época estival, que deben continuar su vida normal y atender a niños, a menudo con minusvalías graves, lo que sale a la luz es que, entre los 3 y los 18 años, estos niños no están reconocidos como discapacitados por los servicios o departamentos sociales de Canarias.

Así lo expresaba ayer Loli Santana, directora de la Asociación San Lázaro, que cuenta con un centro especializado en la atención a niños, fundamentalmente afectados de parálisis cerebral, que este año permitirá a niños ajenos al centro poder asistir a actividades en verano, aunque lamenta que haya tenido que fijar un precio de 841 euros por la falta de ayudas.

Y ello, a pesar de que es de las escasas propuestas que pretenden cubrir el profundo vacío existente para que las familias puedan contar con un respiro, también durante los meses de verano o simplemente seguir acudiendo a su trabajo, sabiendo que su hijo discapacitado continúa en buenas manos y recibiendo la atención especializada que necesita.

Pero hay que tener en cuenta, reseña su directora, que la Asociación San Lázaro ni siquiera ha recibido la subvención del Cabildo correspondiente a este año, "de-bido a cuestiones políticas, por las elecciones y el cambio de formaciones", aunque confía en que pasado este período se resolverá la situación. Asimismo, es probable que esta misma institución reconozca a los discapacitados de entre 3 y 18 años, intención que le han comunicado el presidente Ricardo Melchior; el vicepresidente, José Manuel Bermúdez, y la responsable de la Unidad de Discapacitados del IASS, Encarnación Morales, indicó.

Plazas escasas y costosas

Así que la entidad, ante esta falta de ayudas, viene funcionando económicamente en lo que va de año "con la subvención de la Fundación la Caixa, de CajaCanarias y lo que nos dio Casinos de Tenerife", a pesar de acoger también a niños que le son remitidos por la Dirección General del Menor.

De ese modo, acceder a una de estas plazas de verano para discapacitados, además de escasas, puesto que habrá un máximo de 12, se convierte en prácticamente imposible para la mayoría de las familias que las necesitan, salvo que reciban ayuda pública.

¿Quién puede pagar esta cantidad?, se pregunta la propia Loli Santana, quien admite que sólo una familia hasta el momento no ha puesto problemas para abonar el precio estipulado, así como la ONCE, que va a enviar a unos pequeños, "porque sabe que una plaza cuesta esto y más".

La misma entidad ha intentado recibir apoyos de algunos ayuntamientos, y cita el de La Laguna, "que nos ha dicho que mandará los que deriven sus servicios sociales, aunque tampoco nos va a pagar de momento".

No obstante, son los ayuntamientos los que, por ley, deben promover las actividades de verano, que en buena parte lo hacen, pero olvidando, en su mayoría, al colectivo de los discapacitados, para los que no hay ni convocatorias ni plazas que puedan contar con el acompañamiento de personal especializado. Y según la ley, explicaron fuentes de la Consejería de Empleo y Asuntos Sociales, es este departamento del Gobierno canario el que debe subvencionar a las corporaciones locales las actividades ?aunque no parece inquietarse porque no se promuevan?, y procurar las ayudas efectivas a las familias que las precisen.

 

LA ALTERNATIVA

La Asociación San Lázaro

La Asociación San Lázaro dispone de dos centros para discapacitados, uno de ellos para menores de seis años, ubicado en el Camino de Las Mantecas. La directora de este centro, Loli Santana, señaló ayer a EL DÍA que lo deseable sería poder contar con una línea de subvención del Cabildo que permitiera tener el centro abierto "durante todo el año y con todas las horas cubiertas", lo que serviría para atender los casos procedentes de los centros que cierran y a asistir a las familias que a menudo presentan otros conflictos. Para los próximos meses de verano, esta asociación ha decidido ampliar su oferta de plazas, hasta un máximo de 12, y perfiles de discapacidad (niños con afecciones motoras, parálisis cerebral...) de manera que los pequeños podrán disfrutar de juegos, deportes, piscina y de la atención del personal especializado y contratado al efecto. También en agosto tiene previsto ofrecer un servicio de residencia de noche y otras actividades, como salidas a la playa.