Actualidad
LO ÚLTIMO:
Muere un senderista tras sufrir un desvanecimiento en Granadilla leer

Interior denegó el año pasado el 97% de las solicitudes de asilo

El primer informe anual de la Comisión de Ayuda al Refugiado revela que en España sólo se han reasentado a 17 ciudadanos de terceros países en los últimos cinco años. Sólo un 3% de los más de 6.200 expedientes que se han presentado al Estado han obtenido respuesta favorable.
AGENCIAS, Madrid
20/jun/03 14:13 PM
Edición impresa

El primer informe anual de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) desvela que en España sólo se han reasentado a 17 refugiados en los últimos cinco años.

En este sentido, también se señala que el Ministerio del Interior negó el estatuto de asilado al 97,1 por ciento de los 6.203 solicitantes de refugio que durante el pasado año llamaron a las puertas de la Administración española y aseguraron huir de persecuciones política, étnicas o religiosas.

El primer informe anual del principal organismo del país de atención a los huidos, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), critica con dureza la política española sobre asilo político y se queja de la "torticera, demoledora y restrictiva" concepción que del refugio tiene el Gobierno.

Los responsables del estudio sostienen sus críticas en las propias cifras de Interior: de las más de 6.000 solicitudes, sólo 175 tuvieron como respuesta el ansiado estatuto de asilado.

A otras 124 personas les fue negada la condición de refugiadas, si bien la Oficina de Asilo y Refugio les concedió otras protecciones subsidiarias.

Punto de partida negativo

El secretario general de CEAR, Enrique de Santiago, quiso poner en el acento en el "altísimo" porcentaje de peticiones de refugio que no son siquiera admitidas a trámite por el Ministerio del Interior, organismo que ni las estudia por considerar que son fraudulentas.

De Santiago reprochó al Ejecutivo central la interpretación negativa que hace de la Convención de Ginebra, según la cual la inadmisión a trámite "debía ser una excepción para los casos evidentes de fraude, pero nunca la regla, tal y como ocurre en España, donde es rechazado afecta a cerca del 60 por ciento de los expedientes que se presentan".

CEAR pone el acento en su exhaustivo estudio de más de 250 páginas, plagadas de supuestas irregularidades en la atención a los aspirantes al refugio, en el hecho de que las autoridades españolas hayan "dado la vuelta" a la legislación internacional sobre asilo, que establece que los solicitantes sólo deben tener indicios de "temores fundados" para pedir refugio y no probar una "persecución concreta".

Convención de Ginebra

Según destacó ayer esta organización encargada de velar por los intereses de los refugiados, se trata de una "alteración del peso de la prueba" en los procesos que no se ajusta a la Convención de Ginebra.

"Existe una inversión en la orientación en el trabajo de los organismos destinados a analizar las solicitudes de asilo. Así se considera como al mejor profesional, no al que garantiza un mayor acceso a la protección internacional, sino al que descubre presuntos fraudes o constata con mayor rapidez las mínimas contradicciones en las declaraciones del interesado", denuncia el estudio anual de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado.