Dinero y Trabajo
LO ÚLTIMO:
Muere un senderista tras sufrir un desvanecimiento en Granadilla leer

Nueve países, incluida España, rechazan la tercera propuesta sobre la PAC

El nuevo texto proponía que el 80% de los fondos obtenidos por la reducción de las ayudas agrícolas directas se queden en el país donde se han recortado. Las grandes diferencias existentes obligaron a suspender en la noche de ayer las negociaciones, que se retomarán la próxima semana.
EFE/EL DÍA, Luxemburgo
20/jun/03 15:54 PM
Edición impresa

La Presidencia griega de la UE y la Comisión Europea presentaron ayer una tercera propuesta de compromiso sobre la reforma agrícola, que fue rechazada por nueve países, entre ellos España.

Estas importantes diferencias entre las partes obligaron, en la noche de ayer, a suspender las negociaciones, según confirmaron fuentes comunitarias, que se retomarán la próxima semana, probablemente el martes.

El nuevo texto proponía que el 80% de los fondos obtenidos por la reducción de las ayudas agrícolas directas se queden en el país donde se han recortado.

La tercera propuesta incluía como novedades, además de la nueva distribución del dinero obtenido mediante la llamada "modulación" -recorte gradual de las ayudas para reforzar el desarrollo rural-, cambios en la introducción de un sistema de ayudas desvinculadas de la producción.

El texto ha sido rechazado por Francia, Bélgica, Irlanda, Finlandia, Italia, Luxemburgo, España, Portugal y Austria

La tercera propuesta de compromiso fue presentada ayer por la tarde durante el maratoniano Consejo de Ministros de Agricultura de la UE que negocia desde hace tres días la revisión de la Política Agrícola Común (PAC).

Bruselas planteó el pasado miércoles que a partir de 2005 se "module" un 3% de las ayudas agrícolas, en 2006 un 4% y a partir de 2007 un 5%.

La novedad de la tercera propuesta radica en que el 80% del dinero obtenido de esa modulación se quede en el país donde se han reducido las subvenciones.

Por otro lado, plantea nuevos índices para efectuar una "desvinculación parcial" de las ayudas de la producción, que es el aspecto más polémico de la reforma.

La desvinculación consiste en desligar las subvenciones de la producción y sustituirlas por una prima fija por hectárea o por explotación, basada en referencias históricas.

Inicialmente Bruselas quería que esa medida se aplicara a todas las ayudas, pero el miércoles ya se mostró flexible a que sea parcial.

En la nueva propuesta, se permite que los Estados miembros concedan hasta un 25% de las ayudas vinculadas al mantenimiento de la siembra; en los sectores de ovino y caprino, se podrá conservar ligada a la producción un 50% de la ayuda, incluida la prima suplementaria.

Para el ganado vacuno, plantea dos opciones: una, mantener la actual prima a la vaca nodriza, y, una segunda, conservar un 30% de la ayuda ligada a la producción y en ese montante, establecer un pago directo uniforme por cabeza.

Por otra parte, el PSOE considera que, a la vista de la marcha de las negociaciones en el Consejo de Ministros de Agricultura de la UE, los ejes básicos de la reforma propuesta por Franz Fischler se mantienen intactos, debido a la desidia del Gobierno.