Vivir

La mortalidad cardiovascular en las Islas alcanza cifras preocupantes

Los cardiólogos canarios atribuyen a la obesidad, similar a la de EEUU; a la diabetes, que duplica la incidencia nacional, y a la hipertensión, que afecta al 50% de la población adulta, el elevado número de fallecimientos por patologías del corazón y reclaman más colaboración con los médicos de familia.
GLADYS PAGÉS, Tenerife
20/jun/03 18:10 PM
Edición impresa

Canarias arroja las cifras más altas del país de mortalidad por enfermedades cardiovasculares, hasta el extremo de duplicar en número de fallecimientos a comunidades autónomas como La Rioja, un problema que es objeto de estudio por investigadores locales y preocupa seriamente a la Sociedad Canaria de Cardiología, que culpa de esta situación a las elevadas tasas de diabetes, hipertensión y obesidad de la población.

Así lo informó ayer Ángel Concepción Clemente, jefe de Cardiología de la Clínica la Colina y presidente del comité organizador de la XI Reunión Nacional de Cardiología Extrahospitalaria, que desde ayer y hasta mañana se celebra en el municipio de Adeje, quien añadió a estos factores de riesgo el tabaquismo y el sedentarismo.

Según explicó el especialista, que presentó ayer en el Colegio de Médicos de Santa Cruz de Tenerife el encuentro científico, los datos preliminares del estudio epidemiológico "CDC", del doctor Antonio Cabrera y que indaga las causas de las patologías del corazón, la diabetes y el cáncer en Canarias, se desprende que la diabetes arroja una incidencia del 15 al 18 por ciento, cuando la media nacional es del 5,6 al 7,5 por ciento; la hipertensión afecta al 50 por ciento de la población adulta, diez puntos por encima del promedio nacional, y la obesidad "ha llegado al mismo porcentaje que en los Estados Unidos".

"Todo esto, unido al sedentarismo y la obesidad, puede explicar la mayor incidencia de la mortalidad por cardiopatía isquémica en Canarias", aseguró Ángel Concepción, que aclaró que el diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades del corazón se rigen por protocolos nacionales y europeos, por lo que, dijo, "esto no es cuestión de tratamientos ni de técnicas, sino de incidencia de factores de riesgos, en los que hay que intervenir más".

Por lograr este cometido, el especialista apostó por aumentar la colaboración con los médicos de Atención Primaria, tarea que calificó de "fundamental", lo que enlazó con las dos mesas redondas celebradas ayer durante el congreso sobre los temas "El reto de la prevención cardiovascular en Atención Primaria" y "La fibrilación auricular en el contexto clínico", organizadas para impulsar la cooperación entre cardiólogos y médicos de familia.

Ángel Concepción insistió en la necesidad "de abordar los factores de riesgo para que el ciudadano no llegue a ser cardiópata", y apuntó que la patología más frecuentes es la fibrilación auricular, originada por la cardiopatía isquémica, la cardiopatía hipertensiva y la cardioesclerosis.

Señaló que mientras la insuficiencia cardíaca "es la principal causa de muerte, la fibrilación auricular tiene mucha morbilidad, al ocasionar problemas embólicos y la consiguiente pérdida de calidad de vida del paciente".

Controlar la tensión

Joaquín Aznar Costa, jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Nuestra Señora de Gracia, de Zaragoza, y actual presidente de la sección de Cardiología Extrahospitalaria de la Sociedad Española de la especialidad, calificó de "importante" la labor investigadora en los campos de la Cardiología y las enfermedades cardiovasculares, aunque apostó "por ampliar el campo" de estos estudios.

Aznar Costa, que asistió a la presentación junto al presidente del Colegio de Médicos, Rodrigo Martín, recomendó a las personas con diabetes el control de la hipertensión arterial, porque lo contrario "implica un incremento de la mortalidad muy importante".

Ángel Concepción citó al respecto que un paciente diabético puede pasar de una situación de "muy alto riesgo", con una presión de 140-90, a otra de "riesgo normal", si la coloca por debajo de 130-80, una recomendación que, junto a la del abandono del tabaco, extendió a las personas que hayan sufrido un infarto.

Para Aznar Costa, el aumento del tabaquismo entre la población femenina española "casi" ha equiparado las posibilidades de desarrollar un cáncer de pulmón respecto a los hombres. No obstante, los hombres sufren con mayor frecuencia las cardiopatías isquémicas, lo que se achaca a una mayo incidencia en estos de factores como la obesidad o la hipertensión.