Nacional
MARIANO RAJOY

"La desobediencia sería un golpe de incalculables consecuencias"


COLPISA, Madrid
21/jun/03 18:10 PM
Edición impresa

El vicepresidente primero fue el encargado de exteriorizar la satisfacción del Gobierno por la querella de la Fiscalía General contra el presidente del Parlamento vasco y dos miembros más de la Mesa de la Cámara por un presunto delito de desobediencia. "Es una decisión muy correcta", sostuvo Mariano Rajoy.

El portavoz gubernamental se mostró convencido de que el Parlamento de Vitoria acabará por "acatar" la orden del Tribunal Supremo y disolverá el grupo de Sozialista Abertzaleak. De no ser así, advirtió, "sería un golpe de incalculables consecuencias para el régimen democrático y el Estado de Derecho".

Rajoy sostuvo que la Fiscalía General no ha tomado ninguna medida excepcional al interponer la querella contra Juan María Atutxa y otros dos miembros de la Mesa "Se han cumplido los procedimientos del Estado de Derecho" y nadie debería estar sorprendido, acotó.

El "número dos" del Ejecutivo central insistió en que las máximas autoridades de la Cámara de Vitoria están "sometidos, como todos los ciudadanos, al imperio de la ley" y tienen que obedecer las resoluciones de los tribunales.

Por su parte, José María Aznar, considera "absolutamente comprensible" la decisión de la Fiscalía de querellarse contra Atutxa por negarse a ejecutar la disolución del grupo Socialistas Abertzales. Aznar subrayó que siempre le preocupa que la ley se incumpla, con independencia de las decisiones que adopte el Fiscal General del Estado y que señaló que no le corresponde a él comentar.

Corto recorrido

Otro miembro del Gobierno, Javier Arenas auguró poco éxito a la estrategia de los nacionalistas e IU de desoír al Supremo con el argumento de que invade la autonomía del Parlamento de Vitoria. Arenas señaló que los partidos del Gobierno vasco defienden "una posición de corto recorrido" porque la Justicia tiene "suficientes instrumentos" para obligar a que se cumplan las decisiones de los tribunales.

Desde Valencia, Francisco Camps, sostuvo que el PNV, EA e IU tienen un comportamiento "antidemocrático" porque no respetan las reglas del juego del Estado de Derecho ni de la democracia y, en cambio, buscan "privilegios" desde la atalaya del "nacionalismo independentista".

MARIANO RAJOY