Nacional

La fiscalía se querella contra Atuxa por desobedecer al TS

El fiscal general del Estado, Jesús Cardenal, ordenó extender la acusación al vicepresidente del Parlamento vasco, Gorka Knörr (EA), y a la secretaria segunda de la Mesa, Kontxi Bilbao (IU).
COLPISA, Madrid
21/jun/03 18:10 PM
Edición impresa

El fiscal general del Estado, Jesús Cardenal, ordenó ayer la presentación ante la Sala de lo Civil y lo Penal del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco una querella criminal contra Juan María Atutxa, presidente del Parlamento de Vitoria. La Fiscalía le acusa de un delito de desobediencia por negarse, mediante una maniobra que califica de "subterfugio", a cumplir la orden del Tribunal Supremo e impedir la actuación autónoma en la cámara autonómica del grupo Socialistas Abertzales (SA), sucesor de Batasuna.

La querella, elaborada por el teniente fiscal jefe del Supremo, José María Luzón, extiende esta imputación al vicepresidente del Parlamento vasco, Gorka Knörr (de Eusko Alkartasuna) y a la secretaria segunda de la Mesa del legislativo autonómico, Kontxi Bilbao (de IU). Entiende que ambos parlamentarios auspiciaron con su actuación, "bajo la hábil dirección del señor Atutxa", la maniobra de dejar la decisión última sobre el futuro de SA en manos de la Junta de Portavoces en lugar de defender su expulsión inmediata, como hicieron los representantes del PSE y del PP.

En su querella, el Ministerio Público llama "subterfugio" a la excusa dada por Atutxa a los magistrados de la sala especial que ilegalizó Batasuna. Explica que los querellados se escudaron en una pretendida laguna jurídica en el reglamento que exigiría modificaciones para eludir su responsabilidad y "enmascarar o justificar" su "abierta negativa" a obedecer una decisión judicial. Resolución que era "clara y carente de ambigüedades", ejecutiva y ante la que no cabía ningún recurso.

De ello resulta, según las tesis de Luzón, que Atutxa, Knörr y Bilbao cometieron "un fraude de ley" para eludir el mandato judicial, lo que podría acarrearles, según establece el artículo 410 del Código Penal, multas de tres a doce meses y penas de inhabilitación de entre seis meses y dos años para cualquier empleo o cargo público.

La Fiscalía coincide con la tesis del Supremo en que es la sala especial del artículo 61, y no el Parlamento vasco, la que establece de forma directa e inequívoca la disolución del grupo de SA. Por ello, a los querellados les corresponde sólo "materializar" la decisión sin entrar a valorarla ni someter al arbitrio de los órganos del legislativo vasco, en ningún caso, la jurisdicción y la competencia que le atribuye al tribunal la Ley Orgánica de Partidos Políticos.

El Ministerio Fiscal reitera que esas artimañas de Atutxa reflejan "una clara voluntad dilatoria y obstructiva" del mandato judicial. Maniobra obstaculizadora que, explica, ya denunció el vicepresidente segundo del Parlamento, Carmelo Barrio, el 5 de junio cuando manifestó que cualquier actuación distinta al acatamiento inmediato del auto "es demora, pretexto e incumplimiento" además de "resistencia y pasividad" a su obligatoria ejecución.

La Fiscalía desecha la posibilidad de que lo acontecido sea fruto de un "error" de los querellados, pues considera "inverosímil" que éstos pudieran albergar verdaderas dudas sobre la legitimidad del Supremo y la ejecutividad de su requerimiento.

SA interviene en el pleno

La parlamentaria de SA Jone Goirizelaia, intervino ayer con normalidad en el pleno del Parlamento Vasco, después de que Atutxa, rechazase la petición del PP para que no le diese la palabra. Los diputados de SA entraron en el salón de plenos cuando la Defensora del Pueblo Vasco, Mertxe Agúndez, exponía el informe anual de su institución. En el momento en el que Atutxa dio la palabra a Goirizelaia, el portavoz del PP, Leopoldo Barreda, se dirigió a Atutxa para recordarle el auto de disolución de Batasuna dictado por el Supremo. "El grupo al que pretende dar la palabra no existe en la Cámara y no tiene derecho de intervención", apuntó Barreda. Atutxa respondió: "Lamento discrepar con su criterio. Desconozco la existencia de ningún grupo reglamentariamente disuelto" y, por lo tanto, Goirizelaia hizo uso del turno.