Santa Cruz de Tenerife

Mañana de tradición, tarde de devoción

Centenares de personas participaron ayer en la ceremonia religiosa del Corpus Christi, que fue presidida por el obispo de la Diócesis de Tenerife. En la tarde-noche del pasado viernes, niños y jóvenes se entregaron en la tarea de "enmoquetar" Santa Cruz con sales multicolores.
EL DÍA, S/C de Tenerife
22/jun/03 18:11 PM
Edición impresa

Las calles del casco histórico de Santa Cruz acogieron en la tarde de ayer la procesión del Corpus Christi, al término de la función eucarística que presidió el obispo de la Diócesis de Tenerife, Felipe Fernández. Cabe recordar que Santa Cruz celebra el Corpus en la víspera del domingo, a diferencia de lo que es habitual en La La-guna, que lo celebra esta tarde.

El prelado estuvo arropado por una de-cena de presbíteros, así como por un gru-po de niños que han realizado su Primera Comunión en las últimas semanas, quienes acudieron con los trajes de gala que vistieron el día en el que participaron en el sa-cramento del altar. Como dato significativo, varias parroquias suspendieron las eu-caristía que coincidían con el horario de la solemne función para reunir a los feligreses chicharreros en torno a la parroquia matriz.

Ya desde la tarde-noche del viernes, numerosos niños, en su mayoría pertenecientes a parroquias, se afanaban en cambiar el negro asfalto por la sal multicolor que previamente habían teñido para realizar sus artísticas obras.

Ayer tomaron el relevo los alumnos de los colegios La Salle, Hogar Escuela, La Pureza y las Escuelas Pías, además de la Asociación de vecinos Los Lavaderos y hasta la murga Los Rebeldes. Tampoco faltó la cofradía de La Macarena o de Jesús Cautivo, de La Concepción, o la asociación de voluntarios contra el cáncer.

En el trayecto comprendido entre La Concepción y San Francisco, donde concluyó la procesión, se realizaron más de una ve-intena de alfombras, en su mayoría de sal, que se alternaban entre los pasillos de brezo que dejaban espacio al tránsito de los peatones o de los vehículos, como ocurrió en San José o Bethencourt Alfonso y Villalba Hervás. La mayoría de los arreglos incluían el nombre de la parroquia, colegio o asociación que la realizó y frases como "haced lo que él os diga", "mi corazón eres tú" o "éste es mi hijo amado", entre otras.

A diferencia de años anteriores, esta edición se echó de menos la colocación de arcos y grandes jarrones de flores que se distribuían por las calles de Santo Domingo y Cruz Verde, por donde discurrió ayer la procesión.

En la parte alta de las escalinatas de este templo, en los exteriores de la iglesia, se habilitó un pequeño altar en donde se procedió a la solemne bendición que marcó el final de la ceremonia. En la comitiva, también estuvieron representadas las diferentes cofradías y hermandades que existen en el archiprestazgo del centro de la Ciudad, que caminaban al ritmo que marcó la Banda de Música de Santa Cruz.