La Palma
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La Noche en Blanco se aplaza al 1 de diciembre leer

La ocupación hotelera para los meses de julio y agosto en la Isla no pasa del 50%

La bajada del turismo alemán, la aparición del euro y la fuerte competencia de destinos mucho más baratos como Hungría, son algunos de los factores que están influyendo en la crisis que está atravesando el sector turístico insular. En los apartamentos, las previsiones son mejores.

EL DÍA, S/C de La Palma
25/jun/03 18:12 PM
Edición impresa

El sector hotelero de la Isla está preocupado porque, de momento, los niveles de ocupación para los meses de verano, julio y agosto sobre todo, no son buenos.

La ocupación en los principales establecimientos hoteleros de la Isla para dichos meses no supera el 50%, aunque los hoteleros confían en que la situación mejore algo en las próximas semanas con las reservas de última hora.

Mucho mejor, sin embargo, se presenta el panorama alojativo en los apartamentos, donde se prevén niveles de ocupación cercanos al 80%, en ambos meses, en zonas como Puerto Naos, y de casi un 70%, en la zona de Los Cancajos.

La bajada del turismo alemán, la aparición de la nueva moneda, el euro, y la competencia de destinos turísticos mucho más baratos que el de la Isla Bonita son algunos de los factores que, a juicio de los propios empresarios, están influyendo en la crisis que atraviesa el sector turístico insular ahora mismo.

Por establecimientos, el hotel Taburiente Playa de Los Cancajos, en Breña Baja, registra en estos momentos un 50% de ocupación para julio y algo menos, un 46%, para agosto. El hotel Palma Romántica de Barlovento tampoco dispone de mejores cifras para los meses de verano. De momento, el nivel de ocupación, inferior a otros años, no pasa del 40%, aunque el director de este establecimiento espera que a partir del día 20 de julio se invierta la situación, "de modo que podamos salvar la temporada con el turismo español".

La difícil situación económica que atraviesa Alemania es, para el responsable de este establecimiento, uno de los motivos que están afectando al sector, al igual que la fuerte competencia de destinos turísticos como Hungría o Bulgaria, que son muy baratos. Además, considera que La Palma es un destino caro porque no se oferta mucho. Por ejemplo, dijo, "comer bien aquí es muy difícil. El servicio no se corresponde con los precios".