Dinero y Trabajo

Cepsa bate su récord anual de beneficios y mejora todos los aspectos del negocio

Su presidente, Carlos Pérez de Bricio, presentó ayer, un día antes de la junta general de accionistas, los resultados obtenidos por la compañía en 2002, que se caracterizan por el crecimiento en todas las áreas, el saneamiento financiero y los excelentes resultados económicos.
JULIO RODRÍGUEZ, Madrid
26/jun/03 15:54 PM
Edición impresa

La Compañía Española de Petróleos, SA (Cepsa) acabó el año pasado con la cifra de beneficios más alta de su historia, 461 millones de euros (un 6% más), y con excelentes perspectivas para el presente ejercicio, a tenor de los resultados de los cinco primeros meses de 2003 avanzados por su presidente, Carlos Pérez de Bricio, quien ofreció en Madrid una rueda de prensa donde expuso en solitario, pero acompañado de su "staff", los excelentes resultados de la empresa.

A pesar de la difícil coyuntura económica e internacional de 2002, caracterizada por la crisis económica y por la bajada del margen de beneficio en el negocio del refino en un 40%, el presidente de Cepsa realizó una exposición de datos a cada cual mejor. En consecuencia, recordó, la cotización de la acción en bolsa ha subido un 39% desde final de 2001 hasta final de 2002. Si se revisa la evolución de los últimos cinco años, Cepsa se ha revalorizado más de un 88% y la rentabilidad de su dividendo ha sido del 4%. Además, la compañía se puede permitir una generosa política de retribución al accionista, al destinar el 40% del beneficio consolidado al pago de dividendo.

Crecimiento espectacular

Pérez de Bricio, que fundó el éxito y la credibilidad de la compañía entre los analistas políticos y los bancos en que "nunca hemos dicho nada que no hayamos hecho", ofreció datos espectaculares del crecimiento y la diversificación de productos de Cepsa, además de inversiones. Los buenos resultados se deben, según explicó, a dos factores: el recorte de costes en todos los aspectos para compensar la citada disminución del margen de refino, y el reflejo en el negocio de las inversiones realizadas años atrás. Un ejemplo es el nivel de producción del yacimiento de Argelia, donde se ha pasado de un promedio de producción de ocho millones de euros en 2001 a 150 millones en 2002.

El refino también ha crecido, sobre todo por el incremento del consumo de combustible de los aviones militares y del queroseno de Iberia, del que Cepsa es el principal suministrador (un 75%).

Otro capítulo que sube es el de la distribución de productos petrolíferos y petroquímicos, con un incremento interanual de casi 400.000 toneladas. En la actividad de búnker (suministro de barcos) vuelven a darse cifras positivas, con más de 4 millones de toneladas y 4% de alza. En butano de uso doméstico (actividad que no tiene Cepsa en Canarias, limitándose a vender el gas butano que produce a Disa, que es quien lo embotella y comercializa) se duplica el número de botellas de 2001.

Fábrica en Canadá

Asimismo, Cepsa es ya el segundo suministrador mundial de PTA (materia prima para la producción de poliésteres) en Occidente. Precisamente, el próximo día 30 empezará a funcionar su fábrica de Canadá, que ya tiene vendida toda su futura producción en ese país y en Estados Unidos.

De las refinerías dijo el presidente de Cepsa que han obtenido "importantes resultados" en 2002, sobre todo la de Huelva, una de las más complejas del mundo, mientras que la de Santa Cruz de Tenerife cosechó unos beneficios más modestos. Llegado a este punto, Pérez de Bricio recordó la particularidad del mercado canario, donde actúa como mayorista de otras petroleras instaladas en el Archipiélago, pero no puede vender en Europa por los costes del transporte. Sí tiene un mercado en el África más cercana, y llega a suministrar gasolina a un productor de petróleo tan importante como Nigeria. Además, con un promedio superior a los 4 millones de toneladas de crudo refinado, procedente sobre todo de Sudáfrica, es la planta de referencia en África Occidental, por encima de Dakar, en Senegal.

Para el máximo responsable de Cepsa, uno de los mayores motivos de satisfacción es la gran diversificación de productos alcanzada, base del éxito económico. "El gas es nuestra única asignatura pendiente", reconoció. En inversiones, destaca la participación con otros socios en el gasoducto que unirá Argelia con Europa a través de la Península, cuya terminación está prevista para 2006.

Aspectos sociales

Cepsa, según remarcó su presidente, no sólo no reduce plantilla ni tiene planes de jubilaciones anticipadas, sino que cada año contrata a más gente. La plantilla está compuesta por 10.187 personas, de ellas, 479 se incorporaron el pasado ejercicio. Posee todas las acreditaciones "habidas y por haber", dijo, sobre calidad medioambiental y sistemas de gestión. La siniestralidad laboral ha descendido hasta tal punto que en la refinería de Huelva no ha habido ningún accidente en dos años y medio. Por si fuera poco, Cepsa está a salvo de OPAS (oferta pública de adquisición) al tener en su accionariado (45%) a Total, la cuarta petrolera del mundo.