Gente

Tristeza de los miembros de la Familia Real ante el aborto sufrido por la Infanta Elena


EFE, Madrid
26/jun/03 18:13 PM
Edición impresa

La noticia del aborto que ha sufrido la Infanta Elena fue recibida ayer con "gran tristeza" por la Familia Real, informó un portavoz de la Casa del Rey, y contrasta con la alegría con que los Reyes anunciaron en Galicia el estado de gestación de su hija mayor.

En La Coruña primero y en Camariñas poco después, Don Juan Carlos, que ayer celebraba su santo, y Doña Sofía dieron cuenta emocionados ante los medios de comunicación del embarazo de la Infanta del que iba a ser su sexto nieto.

Doña Elena, que llegó el lunes de Nueva York, en donde su esposo es tratado del ictus que sufrió, visitó a mediodía de ayer al ginecólogo que la ha atendido en el nacimiento de sus dos hijos para someterse a las pruebas rutinarias para una gestante.

El doctor Esteban comprobó, sin embargo, en su revisión que Doña Elena sufría un "aborto retenido" y su gestación de 14 semanas había quedado interrumpida, según anunció un portavoz del Palacio de la Zarzuela, quien añadió que el estado de salud de la Infanta Elena era "satisfactorio", aunque pasaría la noche en la clínica para mantenerse en observación, como medida natural de precaución.

Según fuentes médicas, "aborto retenido" es aquel que se produce de forma espontánea y el embrión, pese a que se desprende de la pared uterina, no es expulsado.