Nacional

Cesan 39 fiscales al entrar en vigor el nuevo Estatuto Fiscal

La norma elimina el carácter vitalicio de los nombramientos y establece una duración máxima de los mandatos de cinco años. Entre los afectados, está el fiscal jefe territorial de Santa Cruz de Tenerife, José Civantos Cerro.
COLPISA, Madrid
27/jun/03 18:14 PM
Edición impresa

La entrada en vigor del nuevo Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal provocó ayer el cese en sus cargos de 39 fiscales jefe y fiscales de sala de toda España. La nueva norma elimina el carácter vitalicio que hasta ahora blindaba en sus cargos a los jefes de fiscalías territoriales y de área. La duración máxima de su mandato no podrá superar los cinco años.

El nuevo Estatuto Fiscal, aprobado el pasado 8 de mayo en el Congreso gracias a los votos de PP y sus socios catalanes y canarios, fue denunciado por los partidos de la oposición. Creen que responde al afán del PP de eliminar a los miembros de la carrera que consideran díscolos por su perfil progresista. Fiscales que fomentaron investigaciones incómodas por afectar a dos ministros -Josep Piqué y Jaume Matas-, un secretario de Estado y varios altos cargos de empresas privatizadas por el Gobierno.

Entre esos fiscales críticos están los fiscales jefe de Madrid y Cataluña, Mariano Fernández Bermejo y José María Mena. También el responsable máximo de la Fiscalía Anticorrupción, Carlos Jiménez-Villarejo, y el jefe de la Inspección Fiscal, José Martínez Zato.

No obstante, este cambio legislativo afectará también a profesionales que no responden a ese perfil crítico, como los fiscales del Supremo José Aranda, de la Sala de lo Penal; Juan José Martín-Casallo, Sala de lo Social; Rogelio Gómez Guillamón, de la Sala de lo Contencioso-Administrativo, y el fiscal jefe de la Audienca Nacional, Eduardo Fungairiño. También cesarán contra su voluntad numerosos jefes fiscales regionales, a pesar de que algunos acumulan quince o veinte años de experiencia en el cargo.

Entre los que cesan, están los fiscales jefe territoriales de Santa Cruz de Tenerife, José Civantos Cerro; y de Las Palmas, Juan Guerra Manrique.

Fuentes jurídicas aventuran que los fiscales críticos y los que fueron nombrados hace muchos años tienen pocas posibilidades de ser renovados para un nuevo mandato. La mecánica será la siguiente: se abrirá un plazo para que los candidatos presenten sus solicitudes para cubrir las distintas plazas desde ayer vacantes. Las peticiones serán votadas y discutidas en próximos Consejos Fiscales -el primero será el 1 de julio- pero las propuestas definitivas las formulará el fiscal general del Estado.

Uno de los aspectos de la nueva ley que más molestó a la oposición es que no establece ningún límite temporal para el puesto que hoy ocupa Jesús Cardenal. El suyo seguirá siendo un cargo de confianza nombrado por el Gobierno y sólo podrá ser sustituido cuando éste lo estime conveniente.