Actualidad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Pablo Casado reclama la ilegalización de Arran leer

Simancas no será presidente de Madrid gracias a Tamayo y Sáez

El candidato socialista cree que habrá elecciones en octubre y acusa al PP de comprar los votos de los dos diputados "traidores" para que el PSOE no gobierne. En las votaciones, todo quedó según lo esperado, con 54 a favor (PSOE-IU), 55 en contra (PP) y las dos abstenciones de los "tránsfugas".
COLPISA, Madrid
29/jun/03 14:13 PM
Edición impresa

Rafael Simancas no gobernará Madrid. Nadie se salió del guión. Ni los diputados "rebeldes" Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez que ya advirtieron durante la comparecencia del portavoz del Grupo Mixto que no apoyarían a este candidato socialista por "maquiavélico". Ni el Partido Popular que, como era obligado, le denegó su voto. Ni Izquierda Unida. Ni, por supuesto, el Grupo Socialista que pudo cumplir con los deseos de su candidato de no ser investido sin necesidad de retirarle el apoyo. "Hoy y siempre vamos a darles una lección de dignidad y de democracia", dijo el líder de los socialistas madrileños para justificar su renuncia tácita a gobernar.

Al final no hizo falta que ningún miembro del PSOE no apoyara a su candidato como tenían preparado como respuesta a un hipotético respaldo de los tránsfugas. El propio Simancas explicó que hubiera sido él mismo quien se hubiera abstenido para evitar la elección. La votación se realizó en voz alta a partir de un diputado elegido por sorteo. De uno en uno -desde los apellidos comenzados en P en adelante- los miembros del Parlamento Regional se levantaron y emitieron su veredicto. Sáez fue una de las primeras en hacerlo. Se abstuvo. Y apenas unos nombres después le tocó el turno a Simancas que, ya con la duda de qué harían los "traidores" resuelta, dijo "sí". Tamayo no dio sorpresas y todo quedó según lo esperado con 54 votos a favor (PSOE e IU), 55 en contra (PP) y dos abstenciones (Mixto).

Los pronósticos del candidato socialista, pues, se cumplieron. A lo largo de toda la semana, desde que este martes anunció su voluntad de someterse a la sesión de investidura para no salir elegido, Rafael Simancas dio por seguro que los dos diputados calificados por él como "deshechos humanos" no le respaldarían. Ellos habían anunciado en distintas ocasiones que le darían su voto, pero ayer mismo se desdijeron y, si bien mantuvieron que apoyarán en todo momento a un gobierno del PSOE, pusieron la condición de que éste no esté encabezado por el secretario general de la Federación Socialista Madrileña al que exigieron la dimisión.

Pero pese a conseguir lo que se había propuesto gracias a la actitud de los "traidores" Simancas recriminó a Tamayo y Sáez su postura. "Han sido coherentes con su actitud desde el pasado día diez de junio -dijo tras la votación- han favorecido como siempre los intereses del Partido Popular". Con todo, el dirigente socialista se mostró satisfecho de haber tenido la oportunidad de utilizar el debate de investidura para "dar a conocer la verdad sobre lo ocurrido" en Madrid tras las elecciones del 25 de mayo y presentar el programa de gobierno "que tanto preocupa a los delincuentes y los especuladores".