Canarias
GABRIEL MATO ADROVER PRESIDENTE DEL PARLAMENTO DE CANARIAS

"La creencia general es que los políticos trabajan poco y viven bien"

El nuevo responsable de la Cámara regional está a punto de embarcarse en un proyecto que aspira a acercar la política a los ciudadanos de las Islas.
S.D.B., S/C de Tenerife
29/jun/03 16:35 PM
Edición impresa

Arbitrar no le llega de nuevo, y si antaño oteaba cualquier rincón de la pista desde el privilegiado asiento del juez tenístico, durante los próximos cuatro años contemplará desde una posición privilegiada las idas y venidas de los restantes cincuenta y nueve diputados que conforman el Parlamento de Canarias. Madrileño de cuna, palmero de vocación (comenta que su única pena es "no haber podido elegir dónde nacer"), casado y con tres hijos, jugó a baloncesto en la cantera del Estudiantes antes de cambiar el Magariños por la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma. Y enseguida apareció en su vida la isla de La Palma, de cuyo Cabildo se hizo funcionario antes de dar el salto a la política activa y convertirse en concejal en el Ayuntamiento de Santa Cruz, luego en diputado autonómico, más tarde en consejero regional de Agricultura y, en los últimos años, en secretario segundo de la Mesa del Congreso de los Diputados. Una carrera fulgurante en 42 años de vida.

?Nadie mejor que el presidente del Parlamento para explicarle a los ciudadanos qué es el Parlamento.

?Puedo decirles lo que quiero que sea: la casa de todos. Que vean en esta institución algo muy cercano y no sólo a un grupo de 60 personas que no se sabe muy bien lo que hacen. Me gustaría que los canarios supieran lo que hacemos y, sobre todo, que se dieran cuenta de que nuestra labor no es sino el reflejo de lo que ellos quieren que hagamos.

?¿Entiende que la Cámara ha vivido hasta ahora volcada en sí misma, que ha adolecido de esa transparencia que usted cree tan necesaria?

?Ha mejorado, se ha ido acercando al ideal, pero aún queda mucho por hacer. Estoy convencido de que si preguntamos en cualquier isla cuántos diputados hay, cuál es su misión, a qué nos dedicamos, muy pocos sabrían contestar.

?¿Cómo va a lograr ese acercamiento?

?En primer lugar mediante campañas de divulgación; en segundo lugar, difundiendo mucho más nuestro trabajo; en tercer lugar, abriendo las puertas de la institución. Mi idea no es sólo organizar jornadas de puertas abiertas uno o dos días al año, sino ir más allá y fomentar visitas programadas que apoye la propia institución, por ejemplo, de estudiantes que en ese año escolar estudien el funcionamiento de los organismos de la Comunidad Autónoma. Que el conocimiento "in situ" se sume al que adquieren a través de los libros

?Si apuesta por la difusión, es que va a apoyarse en los medios de comunicación.

?Tenemos que intentar que los medios de comunicación nos ayuden a difundir nuestro trabajo, porque los políticos hacen mucho y muchos lo hacen bien. Sin em-bargo, la creencia general no es ésa, sino que se trabaja poco y se vive bien. Espero que podamos cambiar ese concepto, porque, además, necesariamente tiene que ser así. Hace unos años no había, por llamarlos de alguna forma, diputados profesionales. Ahora hay 46 con dedicación exclusiva, y eso tiene que notarse en todos los aspectos: la dedicacion, el trabajo, el esfuerzo, la permanencia. No es lo mismo contar con diputados que tienen que vivir de otra actividad que con otros que emplean todo su tiempo en el Parlamento, aunque a la vez deban desarrollar determinadas funciones en otras islas e instituciones.

?En una de sus primeras declaraciones como presidente de la Cámara insistió en la conveniencia de mejorar las condiciones de trabajo de los diputados.

?Me gustaría que los diputados tuvieran más facilidades. Es verdad que la disponibilidad de espacio es corta, y la de medios quizá también, y por eso he dicho muchas veces que en el Parlamento no sólo es necesario subir las retribuciones, que hay que dotar de mejores medios a los diputados, y en ese sentido ya he hecho la propuesta. A ver si podemos lograr que dispongan de los medios tecnológicos mínimos, como podría ser un ordenador portátil. Tenga en cuenta que hay grupos políticos que cuentan con dos o tres despachos para quince o dieciséis diputados, lo que dificulta que lleven a cabo su labor.

?¿Cómo se compatibiliza la mi-litancia en un partido con la ecuanimidad al frente de un Parlamento?

?Va a ser con mi trabajo durante cuatro años, y espero que al final se reconozca, porque no es difícil, se puede hacer. Una cosa es resultar elegido por un partido político, y otra actuar con la objetividad suficiente para ser el presidente de todos. A mí me han elegido para ser el presidente de todos, y tengo absolutamente clara mi independencia en cuanto a la aplicación del reglamento. Otra cosa bien distinta es que yo no voy a dejar de militar en el PP. Soy del PP, y además estoy muy orgulloso de ello, pero en mi actuación diaria como presidente voy a trabajar para todos, y mis decisiones estarán de acuerdo al reglamento. Estoy convencido de que siempre habrá re-proches de algún partido, pero no voy a dar motivo para que su origen sea la falta de ecuanimidad u objetividad.

?¿Le han felicitado todas las formaciones políticas?

?Me han felicitado todas y estoy muy agradecido por ello. Desde luego, lo han hecho PP, CC y PIL, pero también el Grupo Socialista el mismo día de mi elección. Además, alguien muy significativo de ese partido se dirigió a mí para decirme esta frase: No te votamos, pero te apoyamos. Me queda la imagen del Grupo Socialista aplaudiendo mi nombramiento, y eso me hace sentirme mucho más responsable y me deja claro que soy el presidente de todos.

?Nada más llegar, para estrenarse, la polémica por Dimas Martín.

?La opinión del presidente del Parlamento, objetivamente ha-blando, sin entrar en otras valoraciones, es que Dimas Martín ob-tiene su credencial a través de la Junta Electoral Central, al igual que el resto de los diputados, y cuando se expide la certificación sobre contenciosos electorales no consta contencioso alguno sobre su elección. Por lo tanto, cuenta con una credencial que le habilita para tomar posesión, y desde ese mo-mento asume todos los derechos y deberes de un diputado. Bien es cierto que existe una sentencia que el Parlamento conoce de forma in-directa, pero se encuentra suspendida a la espera de la posible concesión del indulto. Tendrán que ser los tribunales de Justicia los que nos digan si alguna persona está en causa de incompatibilidad, inhabilitada o no puede ejercer algún derecho reconocido. En ese sentido, en el momento que lo sepamos actuaremos en consecuencia.

?Otra polémica surgió en la pa-sada legislatura, tras la propuesta de crear delegaciones parlamentarias en otras islas.

?Mi posición es rotunda: lo que hay que hacer es potenciar claramente las sedes en el lugar donde están, tanto la del Parlamento como la de la Audiencia de Cuentas y la del Diputado del Común. El Parlamento tiene su sede en Santa Cruz de Tenerife, así lo dice el Estatuto de Autonomía, y es ahí donde tiene que estar. También hay que potenciar en Santa Cruz de La Palma la sede del Diputado del Común, porque es ahí donde está, y yo creo que es bueno que tengamos todos muy claro dónde se ubican nuestras instituciones, y no sólo de cara a los que trabajamos en ellas, sino también en beneficio de los ciudadanos.

?El Diputado del Común da muchas veces la impresión de clamar en el desierto, de que se hacen oídos sordos a sus periódicos llamamientos.

?Lamentablemente, sucede en parte así, y vamos a intentar que cambie la situación. Yo confío en que este Gobierno haga caso a las advertencias, consejos, sugerencias y quejas que presente el Diputado del Común. A mí, desde luego, me apenó leer hace pocos días el la-mento del Diputado del Común por la falta de atención y respuesta de determinadas consejerías. In-tentaré que el Gobierno colabore de forma efectiva, porque la figura del Diputado del Común es necesaria, pero si no se le hace caso perderá toda su validez.

?¿Agota su nombramiento la cuota de poder del PP palmero en el reparto de cargos regionales?

?En modo alguno, porque no hay cuotas en el reparto de poder. El presidente del Partido Popular canario es el que tiene que seleccionar a las personas adecuadas para cada cargo, y yo estoy convencido de que en la isla de La Palma tiene muchas donde elegir . Como me consta que José Manuel Soria lo que quiere es situar a las mejores personas para desarrollar la labor que se nos encomiende en el Gobierno, contará con más gente de La Palma, pero lo mismo daría que fueran de La Gomera, El Hierro o cualquier otra isla ¿Cuántos? Nunca hemos hablado de cuotas. No es un tema que preocupe al partido. Conociendo al presidente, estoy seguro de que no va a ser un motivo de queja por parte de nadie.

?Joven y con un bagaje nada desdeñable. Su futuro en la política se antoja brillante

?Lo único que me planteo es los cuatro años que tengo por delante, en los que me espera una durísima pero preciosa tarea, y lo que tengo que hacer es intentar llevarla a cabo de la mejor manera posible. Nunca pienso en qué hacer después de lo que hago. Sólo me planteo el presente, y ahora lo único que me ocupa es lo que estoy haciendo y lo que tengo que hacer por delante, que ya es bastante. En ese sentido, no tengo aspiración alguna. Mis aspiraciones políticas están todas absolutamente cubiertas. Sólo me gustaría que dentro de cuatro años, cuando acabe este mandato, me recordaran como un buen presidente, como alguien que ha logrado ser el presidente de todos y ha acercado el Parlamento a los ciudadanos. Con eso me daría por satisfecho.

la anécdota

Ana Mato

Gabriel Mato es hermano de Ana Mato, una persona de la máxima confianza del presidente del Gobierno, José María Aznar, que cuenta con un peso específico dentro del partido. A través de ella, antes de cumplir los veinte años, empezó a interesarse por la política y a colaborar en Madrid con la entonces Alianza Popular. Afirma estar orgulloso de tener una hermana importante en el PP, que está donde está "por hacer las cosas bien", pero asegura que no ha influido en su carrera. "Si ése es el único reproche que se me puede hacer, me quedo bastante contento". Recuerda que lleva dieciocho años en política y que durante ese tiempo ha pasado por las administraciones local, autonómica y estatal. Considera evidente que si no lo hubiese hecho a plena satisfacción de los ciudadanos y del partido, no le hubieran permitido continuar.

GABRIEL MATO ADROVER PRESIDENTE DEL PARLAMENTO DE CANARIAS