Internacional

HAMAS y la Yihad anuncian una tregua de tres meses y Al-Fatah otra de seis

Israel se muestra prudente y afirma que su único interlocutor es la Autoridad Palestina. El Gobierno hebreo teme que no sea sino una táctica para el rearme. Las diferencias políticas hacen imposible una declaración conjunta de todos los grupos palestinos. El FDLP se sumó a última hora a la iniciativa.
EFE, Gaza
30/jun/03 18:15 PM
Edición impresa

El Movimiento de la Resistencia Islámica (HAMAS) y la Yihad Islámica anunciaron en la tarde de ayer, en un comunicado conjunto en Gaza, que aceptan una tregua de tres meses en sus operaciones armadas contra Israel, aunque incluyendo una larga serie de condiciones. Unas horas después Al-Fatah, cuyo brazo armado son las Brigadas de Al-Aqsa, se sumaba y ampliaba su tregua a seis meses , y a última hora de la noche también se informaba de que el Frente Democrático para la Liberación de Palestina (FDLP) había aceptado la tregua de tres meses, aunque no se dijo si había condiciones o si el anuncio era oficial. Los dos primeros grupos, tradicionales opositores del proceso de paz con Israel, dicen en el comunicado que suspenden las "operaciones militares contra el enemigo sionista por tres meses comenzando hoy (por ayer), domingo 29 de junio".

El texto agrega que la tregua es condicionada y, por lo tanto, exigen al "enemigo sionista (Israel)" el "cesar de inmediato toda clase de agresiones contra el pueblo palestino (incursiones, destrucción, bloqueos y sitios impuestos a ciudades, aldeas y campos de refugiados)". También hace mención al fin del confinamiento del presidente palestino, Yaser Arafat, y al termino de las agresiones a los lugares santos para el cristianismo y para los musulmanes, así como los castigos colectivos, arrestos masivos y deportaciones de palestinos.

La Yihad y HAMAS, además de Al-Fatah y FDLP, que hicieron suyo el comunicado, instan a Israel a liberar a miles de prisioneros palestinos de las cárceles israelíes sin condiciones previas, incluidos mujeres, ancianos, menores y condenados a largas penas. Por último, los dos grupos amenazan con que si sus demandas no son cumplidas o son violadas "reconsideraremos nuestro compromiso con la tregua" y responsabilizan a Israel de lo que pueda suceder en el futuro.

El anuncio se produce después de maratonianas conversaciones entre las distintas facciones palestinas a las que el primer ministro Abu Mazen les propuso una tregua en las acciones violentas dentro de Israel y en los territorios palestinos. Ambas organizaciones aceptaron la tregua bajo las fuertes presiones de Egipto, Arabia Saudí, y Jordania, países a los recurrió EEUU para aunar esfuerzos.

En el caso del anuncio de Al-Fatah, movimiento que dirige Yaser Arataf y con el que se identifican políticamente las Brigadas de los Mártires de Al-Aqsa, el cese de las operaciones militares se establece de acuerdo a la "iniciativa egipcia", es decir, seis meses de duración, y como "gesto hacia el Gobierno de Egipto", que ha sido el principal mediador entre los distintos grupos palestinos.

El comandante en jefe de las Brigadas de Al-Aqsa dijo anoche que el alto el fuego está condicionado a que Israel no lleve a cabo ninguna operación que requiera una acción de represalia, aunque no especificó de qué tipo de operaciones se refería. En un principio se intentó llegar a un texto consensuado que representara a todos los grupos palestinos, trece en total, aunque las necesidades políticas de cada uno hicieron necesario separar los comunicados. Así por ejemplo, los grupos islámicos no hablan de Israel sino del "enemigo sionista", una terminología que responde a sus creencias religiosas.

El Gobierno israelí ha decidido ignorar la tregua porque "se trata de un asunto interno palestino" y es la Autoridad Nacional Palestina la que debe preocuparse de desarmar a las milicias. "Israel no tiene nada que decir sobre esta tregua porque su único interlocutor es el Gobierno palestino y su función es desarmar a las organizaciones terroristas" dijo Raanán Guisin, asesor de prensa de Ariel Sharon.

Israel sostiene que la tregua es una "bomba de relojería", según el director de comunicaciones del Ministerio de Exteriores, Gideon Meir. "No puede ser que por un lado el liderazgo palestino negocie con nosotros y por el otro que mantenga las infraestructuras del terrorismo", se lamentó Meir. No obstante, se mostró esperanzado de que hoy, lunes comience un "nuevo horizonte" con la implementación de la "Hoja de Ruta". Israel sostiene desde hace varias semanas que el único objetivo de esta tregua es que las facciones palestinas se rearmen.