La Laguna

La Villa de Arriba experimenta una alarmante despoblación


EL DÍA, La Laguna
30/jun/03 14:27 PM
Edición impresa

El área más intensamente despoblada del centro histórico de La Laguna se corresponde con la Villa de Arriba, pues en 1986 tenía 2.130 habitantes y en 2001 había descendido a 1.320, lo que representa una disminución del 38 por ciento.

Según el estudio realizado por los técnicos encargados del Plan Especial de Protección del Casco de Aguere, la Villa de Arriba es una zona típicamente residencial y, a lo largo de los años, ha mantenido una personalidad propia y diferenciada dentro de la ciudad, distinguiéndose como uno de los barrios tradicionales de La Laguna, como es el de la Concepción.

El despoblamiento de este sector puede deberse al abandono paulatino de la zona por parte de la población, debido al envejecimiento y fallecimiento o la búsqueda de nuevos desplazamientos residenciales más confortables. Se hace constar que la posibilidad que una parte importante de las viviendas fuera en régimen de alquiler, podría explicar también la disminución de la población, y la cantidad de viviendas cerradas en la zona, pendientes de reconstrucción o rehabilitación o simplemente de ruina para proceder a ejecutar nuevas edificaciones.

El informe habla, además, de que frente al otro sector pierde población: la Villa de Abajo, motivada por la terciarización, presenta un panorama contrario que puede incidir en la despoblación, como es que la ausencia de comercio y servicios han generado una cierta percepción de abandono. La zona ha sido considerada históricamente desde la óptica municipal como un área de cierta marginalidad, y desde principios del siglo XX, el poder público reconoce la necesidad de urbanizar la Villa de Arriba.

El análisis de las licencias de obras del período 1991-2001 pone en evidencia que existe una interesante actividad constructiva en la zona, esencialmente nuevas edificaciones de 3 a 4 plantas y de 6 a 12 viviendas, aunque ocasionalmente se han ejecutado rehabilitaciones integrales para viviendas unifamiliares o múltiples.

Centro histórico

En el resto del centro histórico ha ido aumentando la población desde 1986 hasta 2001. Por períodos, el que transcurrió entre 1986 y 1991 generó un 4,1 por ciento más de población; entre 1991 y 1996 bajó el crecimiento al 2 por ciento, y entre 1996 y 2001 el centro histórico vio incrementar su población un 23,7 por ciento.

Los sectores restantes del centro histórico que crecen durante los últimos 15 años también registran los valores más positivos a partir de 1996. El crecimiento está ligado a las nuevas construcciones que han ido generándose en los bordes de los distintos sectores, como área de La Vega, alrededores del Cristo, calle La Higuera hasta la calle 6 de Diciembre, zona de San Juan y San Benito.

En todas estas zonas, la presencia de solares vacíos y de gran número de viviendas susceptibles de demolición han favorecido la generación de nuevas construcciones y por ello el crecimiento de la población.

Los técnicos llegan a la siguientes conclusión: "Si bien el centro histórico está no sólo sosteniendo sino incrementando su población en los últimos 15 años, este aumento es desigual y al parecer responde a un crecimiento concentrado en los bordes, donde el menor grado de protección aplicado sobre las viejas viviendas, en unos casos, y la presencia de suelo sin construir, en otros, han favorecido la construcción de viviendas y la instalación de nuevos habitantes".

Con respecto a los grupos de edad, se destaca que el envejecimiento más importante de la población se registra en el centro histórico, donde la población de más de 65 años supone un 14,57 por ciento del total.

El peso de este envejecimiento se hace notar en el grupo de jóvenes de edades comprendidas entre 0 y 19 años, que representa un 23,73 por ciento, porcentaje inferior al del resto de la ciudad, que alcanza el 26,74 por ciento.

Este envejecimiento de la población es superior a la media nacional y destacado respecto al resto del conjunto urbano.