Tenerife Norte

La fiesta más bonita

"Yo me visto de mago por San Isidro...", reza en la copla y aserto que define a la Romería de La Orotava, una referencia de tradición, tipismo y devoción popular, este año con menos público.
EL DÍA, La Orotava
30/jun/03 18:40 PM
Edición impresa

"Yo me visto de mago por San Isidro, la fiesta más bonita que hay en Canarias..." En su más puro tipismo, la Romería de San Isidro Labrador y Santa María de la Cabeza de La Orotava puso la nota más genuina de la esencia y personalidad isleña, en un día gris, pero agradable y con menos público, si cabe, que otros años, según se podía apreciar a ambos lados de las aceras de las calles de La Carrera del Escultor Estévez y El Calvario. Sin embargo, en opinión del presidente de la sociedad cultural del Liceo Taoro, Isidro de León Domínguez, comentaba a pie de desfile que este año se desbordaron las previsiones de participación, que cifró en unas 30.000 personas aproximadamente, a lo largo de toda la jornada festiva. Subrayó el exquisito orden en el desarrollo de este acontecimiento anual.

Contrapunto popular a la majestuosidad de la celebración del Corpus Christi el pasado jueves y culminación del acontecimiento social más relevante de la Villa.

La sociedad cultural del Liceo Taoro organiza desde 1936 la Romería de San Isidro y vela estrictamente por la conservación y protección de su pureza formal, aunque siempre afloran adornos o elementos que desentonan.

Casi cuatro horas de romería, desde la salida de los Santos Patronos de la parroquia de La Concepción hasta la Casa de los Balcones, con el acompañamiento de las primeras autoridades, presididas por el alcalde de la Villa, Isaac Valencia, ataviadas con el traje típico, y con la asistencia de la Reina y Damas de Honor y Romera Mayor, para luego seguir por el trayecto habitual. Hay que señalar que las veneradas imágenes pasaron la noche del sábado en la iglesia mayor, tras haber ascendido desde la ermita de El Calvario en su romería chica.

Miles de magos se prodigaban generosamente con sus viandas y productos típicos de la tierra desde las casi setenta carretas que iban calles a través. Ni qué decir tiene el colorido y la alegría desbordante de las parrandas, rondallas y agrupaciones musicales procedentes de todos los rincones de las Islas, para deleite de propios y extraños, especialmente para aquellos turistas que presenciaban este espectáculo tradicional por primera vez.

Crisol de melodías

Crisol de melodías atlánticas desde Puenteareas (Pontevedra), con sus características gaitas y tambor y las chácaras. También se dieron cita los inquietos camellos, que en esta ocasión se mostraron más asustadizos ante el público.

La Policía Local estableció un dispositivo de seguridad y de orden para prevenir accidentes o incidentes en esta celebración villera.

La comisión organizadora dispuso la colocación de sillas para presenciar la Romería.