Internacional

La retirada israelí de Gaza y la tregua abren el camino a la "Hoja de Ruta"

Los organismos de seguridad de la ANP han tomado el control de la carretera que recorre de norte a sur todo el territorio de la franja y que une Israel con Egipto. Asimismo, representantes de ambas partes acordaron ayer que mañana el Ejército hebreo se repliegue de Belén. Hoy ultimarán los detalles.
EFE, Jerusalén
1/jul/03 18:16 PM
Edición impresa

La retirada israelí del norte de la franja de Gaza y la tregua declarada por las facciones palestinas constituyen los primeros pasos de un escalonado y largo proceso de pacificación que, de tener éxito, culminaría con la aplicación de la "Hoja de Ruta".

El Ejército israelí se ha retirado de las localidades palestinas de Bet Janún y Bet Lahía, en el norte de la franja de Gaza, y los organismos de seguridad de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) han tomado el control de la carretera principal que une el norte y el sur de dicho territorio.

El repliegue israelí, que comenzó la noche del domingo, se ha llevado a cabo sin incidentes y coincidió con el anuncio de una tregua temporal por parte de HAMAS, la Yihad Islámica y Al-Fatah, aunque cada grupo la ha rubricado con condiciones y por diferentes períodos de tiempo.

La carretera, llamada "Tancher" o "Saladino", principal arteria de Gaza, había sido cerrada por el Ejército para los vehículos palestinos y fue abierta ayer, incluidos los conflictivos cruces de Netzarim y de Gush Katif, que conducen a dos de los 18 asentamientos judíos establecidos en la franja.

Fuentes palestinas informaron de que los blindados y las excavadoras militares se han replegado, tras desmantelar los controles militares y retirar los sacos terreros de la carretera.

Las tropas israelíes han levantado un puesto militar, sin embargo, cerca del asentamiento de Kfar Darom, aislado del resto, aunque han abierto un camino de circunvalación alternativo para los vehículos palestinos.

La policía de Gaza ha colocado una bandera palestina en un improvisado puesto de control de la carretera, que recorre la costa mediterránea a lo largo de 32 kilómetros, y une Israel por el norte con Egipto por el sur.

El repliegue militar del norte de Gaza fue acordado entre altos mandos israelíes y palestinos el pasado viernes, en una entrevista en la que participó el enviado especial de EEUU a la zona, John Wolf.

Evacuación de Belén

El Ejército israelí se replegará de la ciudad cisjordana de Belén mañana, según informó el responsable militar de los territorios palestinos, Amos Guilad, tras entrevistarse con colegas palestinos en Jerusalén.

Gilad y el ministro palestino de la Seguridad, Mohamed Dahlán, acordaron ayer la retirada de Belén y el traspaso del control de la seguridad en la zona a los organismos de la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

Asimismo, se ha informado de que mañana militares israelíes y palestinos ultimarán, en otra reunión, los detalles de la retirada israelí de Belén.

En este contexto, la ANP espera una retirada global de Israel de Cisjordania y Gaza, para iniciar la puesta en marcha de la primera fase de la "Hoja de Ruta", la última iniciativa de paz para Oriente Medio, diseñada por el Cuarteto de Madrid.

El ministro palestino de Relaciones Exteriores, Nabil Shaat, reveló al diario "Al-Ayam" que la ANP espera en el plazo de un mes a seis semanas que Israel se retire de toda Cisjordania y Gaza. Estas declaraciones coinciden con las de jefes de los organismos de seguridad palestinos, que han vaticinado que sus hombres controlarán toda Cisjordania en ese período de tiempo.

Entretanto, el Gobierno israelí permanece cauto ante el anuncio de tregua por parte de las organizaciones armadas palestinas, ya que como han repetido hasta la saciedad distintos funcionarios, Israel no se contentará con un cese temporal de las hostilidades, sino con el desmantelamiento y el desarme de esos grupos. De momento y desde que se anunció la tregua se han registrado al menos tres incidentes violentos por parte de milicianos palestinos.

La retirada israelí del norte de la franja de Gaza y la tregua declarada por las facciones palestinas constituyen los primeros pasos de un escalonado y largo proceso de pacificación que, de tener éxito, culminaría con la aplicación de la "Hoja de Ruta".

El Ejército israelí se ha retirado de las localidades palestinas de Bet Janún y Bet Lahía, en el norte de la franja de Gaza, y los organismos de seguridad de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) han tomado el control de la carretera principal que une el norte y el sur de dicho territorio.

El repliegue israelí, que comenzó la noche del domingo, se ha llevado a cabo sin incidentes y coincidió con el anuncio de una tregua temporal por parte de HAMAS, la Yihad Islámica y Al-Fatah, aunque cada grupo la ha rubricado con condiciones y por diferentes períodos de tiempo.

La carretera, llamada "Tancher" o "Saladino", principal arteria de Gaza, había sido cerrada por el Ejército para los vehículos palestinos y fue abierta ayer, incluidos los conflictivos cruces de Netzarim y de Gush Katif, que conducen a dos de los 18 asentamientos judíos establecidos en la franja.

Fuentes palestinas informaron de que los blindados y las excavadoras militares se han replegado, tras desmantelar los controles militares y retirar los sacos terreros de la carretera.

Las tropas israelíes han levantado un puesto militar, sin embargo, cerca del asentamiento de Kfar Darom, aislado del resto, aunque han abierto un camino de circunvalación alternativo para los vehículos palestinos.

La policía de Gaza ha colocado una bandera palestina en un improvisado puesto de control de la carretera, que recorre la costa mediterránea a lo largo de 32 kilómetros, y une Israel por el norte con Egipto por el sur.

El repliegue militar del norte de Gaza fue acordado entre altos mandos israelíes y palestinos el pasado viernes, en una entrevista en la que participó el enviado especial de EEUU a la zona, John Wolf.

El Ejército israelí se replegará de la ciudad cisjordana de Belén mañana, según informó el responsable militar de los territorios palestinos, Amos Guilad, tras entrevistarse con colegas palestinos en Jerusalén.

Gilad y el ministro palestino de la Seguridad, Mohamed Dahlán, acordaron ayer la retirada de Belén y el traspaso del control de la seguridad en la zona a los organismos de la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

Asimismo, se ha informado de que mañana militares israelíes y palestinos ultimarán, en otra reunión, los detalles de la retirada israelí de Belén.

En este contexto, la ANP espera una retirada global de Israel de Cisjordania y Gaza, para iniciar la puesta en marcha de la primera fase de la "Hoja de Ruta", la última iniciativa de paz para Oriente Medio, diseñada por el Cuarteto de Madrid.

Un mes de plazo

El ministro palestino de Relaciones Exteriores, Nabil Shaat, reveló al diario "Al-Ayam" que la ANP espera en el plazo de un mes a seis semanas que Israel se retire de toda Cisjordania y Gaza. Estas declaraciones coinciden con las de jefes de los organismos de seguridad palestinos, que han vaticinado que sus hombres controlarán toda Cisjordania en ese período de tiempo.

Entretanto, el Gobierno israelí permanece cauto ante el anuncio de tregua por parte de las organizaciones armadas palestinas, ya que como han repetido hasta la saciedad distintos funcionarios, Israel no se contentará con un cese temporal de las hostilidades, sino con el desmantelamiento y el desarme de esos grupos. De momento y desde que se anunció la tregua se han registrado al menos tres incidentes violentos por parte de milicianos palestinos.

 

entrevista
Sharon y Mazen se reúnen hoy

El primer ministro israelí, Ariel Sharón, se entrevistará hoy en Jerusalén con su homólogo palestino, Abú Mazen, para discutir la aplicación de la "Hoja de ruta", el plan de paz para Oriente Medio elaborado por el Cuarteto (EEUU, UE, Rusia y ONU) que prevé la creación de un Estado palestino para 2005. Israel ha señalado a EEUU, con motivo de la visita que realizó el pasado fin de semana la consejera presidencial de Seguridad Nacional, Condoleezza Rice, que considera "no vinculantes" las peticiones palestinas de que se permita a Arafat abandonar su cuartel general en Ramala (Cisjordania) y la puesta en libertad de gran número de los "presos palestinos de seguridad" de las cárceles israelíes. En este sentido, según fuentes oficiales israelíes, Sharon habría ordenado a los servicios secretos que lleve a cabo "una amplia revisión" de todos los palestinos que permanecen encarcelados en Israel.