Internacional

Sharon y Mazen convienen en que Israel y los palestinos quieren vivir en paz


EFE, Jerusalén
2/jul/03 18:17 PM
Edición impresa

El primer ministro israelí, Ariel Sharon, y su homólogo palestino, Abu Mazen, convinieron ayer en que tanto Israel como los palestinos quieren vivir en paz como buenos vecinos y que no están interesados en la guerra.

También agradecieron el firme apoyo de EEUU a la "Hoja de Ruta", al comparecer ambos, en un ambiente de gran cordialidad, ante los medios de comunicación en el exterior de las oficinas de Sharon en Jerusalén, antes de pasar al interior para reunirse.

Sharon aseguró que Israel no mantiene ninguna guerra contra los palestinos y que desea vivir con ellos "como buenos vecinos", aunque advirtió de que no habrá compromisos de paz mientras el terrorismo no esté erradicado.

Se mostró sin embargo, decidido a continuar las conversaciones diplomáticas con los palestinos. "Israel está dispuesta a pagar un precio doloroso en aras de la paz".

Tras enviar sus mejores deseos y agradecimiento a la administración de EEUU y a su presidente, George W.Bush, Sharon subrayó: "Hoy tenemos una nueva oportunidad para los dos (israelíes y palestinos), con un futuro lleno de esperanza que parece más alcanzable que en el pasado".

Refirió que generaciones de judíos han sido educadas para la paz y advirtió de que "en el proceso de paz hay muchos riesgos y peligros y a mucha gente le gustaría verlo colapsado".

Por su lado, el primer ministro palestino, Abu Mazen, aseguró que "hemos dado importantes pasos para este fin noble (de la paz)" y puso como ejemplo el acuerdo de repliegue militar israelí de Gaza y Belén, previsto para hoy en está última ciudad.

Mazen expresó el deseo de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) de ver próximamente el repliegue israelí de otras ciudades, aldeas y campos de refugiados palestinos.

Asimismo, destacó los esfuerzos realizados en los últimos meses por los palestinos y mencionó la reorganización de las instituciones palestinas y de los organismos de seguridad, que permitirán que impere la ley en los territorios.