Sucesos

La Guardia Civil detiene a 19 personas en dos operaciones contra la piratería

Las ciudades de Madrid y Barcelona se convirtieron ayer en escenarios de las actuaciones policiales más importantes de las realizadas en Europa contra la falsificación y distribución de CD y DVD. Fueron intervenidos más de medio millón de discos y casi mil grabadoras.
EL DÍA, S/C de Tenerife
2/jul/03 10:12 AM
Edición impresa

Ayer comenzó el juicio con jurado popular contra Ivano F., de 40 años y nacionalidad italiana, por un presunto delito de asesinato de un hombre de 37 años con el que habitualmente solía ir a practicar la pesca submarina, en La Palma.

Según el escrito de calificaciones provisionales del Ministerio Fiscal, que solicita una pena de 17 años y medio de prisión, "el acusado, residente en Garafía, en la mañana del día 2 de octubre de 1999, decidió ir con la víctima a pescar, para lo cual colocaron los artilugios necesarios en el coche del inculpado, concretamente dos fusiles y cuatro arpones".

Sobre la una se dirigieron a Barlovento parando en un bar, donde se entretuvieron varias horas charlando y tomando la víctima unas 15 cervezas, llegando a cancelar la pesca dado lo avanzado de la hora.

De regreso a Garafía volvieron a parar en otro bar de la localidad de Gallegos y posteriormente en una tienda de Llano Negro donde la víctima compró una botella de vino. Los dos amigos llegaron a una pista de tierra -según el fiscal-, próxima al domicilio de la víctima en una zona conocida como Cueva del Agua, procediendo el acusado a sacar del coche el fusil y los aparejos de su compañero, momento en el cual comenzaron a discutir, cogiendo el procesado el fusil y le disparó tres veces en la cabeza.

Durante más de una hora se quedó en el lugar "maquinando qué hacer con el cuerpo, hasta que ideó meterlo en el coche dirigiéndose por una pista de tierra hacia el barranco Callejoncito, donde lo sacó y empujó. Se dirigió hacia su casa y limpió el vehículo que se había manchado de sangre de la víctima".

El acusado manifestó que "tenía miedo de él. Le había puesto muchas denuncias, pero después se las quitaba. Cada vez que bebía se ponía agresivo, me amenazaba e insultaba. Cuando vi que se abalanzaba sobre mí disparé el fusil. Él se quedó a cuatro patas y volví a disparar. Si hubiera habido 20 arpones hubiera disparado 20 arpones. Quería esconder el cuerpo y no pagar por esto, pero sentía mi vida amenazada. Yo le dije a la Guardia Civil dónde estaba el cuerpo".

Carácter agresivo

El acusado, así como los guardias civiles y el resto de los testigos dieron una visión de la víctima como una persona agresiva que solía beber e insultar a los demás.

La defensa, que pide la libre absolución para su patrocinado, dejó patente que su defendido estaba amenazado de muerte por la víctima, dada además la desproporción física entre el fallecido (un hombre corpulento, alto y con actitudes provocadoras) e Ivano F. (de constitución débil y de estatura baja). El letrado basa su defensa en el "miedo insuperable de su defendido y que los tres arponazos no deben considerarse como ensañamiento, sino como un impulso para eliminar la causa del miedo".

La sorpresa de la primera sesión de la vista fue cuando uno de los guardias civiles comentó que Ivano F. le había dicho que "nos había hecho el trabajo a la Guardia Civil y al pueblo de Garafía", al tiempo que calificó de "problemático" al fallecido. Al parecer, cuando los agentes encontraron el cuerpo, sobre las cinco de la madrugada, la víctima todavía estaba viva, pero la dificultad de su rescate impidió que se le ofreciera ayuda médica.