Nacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
España pierde en Zagreb y queda en manos de Inglaterra y Croacia leer

ETA utilizó napalm casero en la bomba de Hipercor para quemar a las víctimas

Los químicos del Cuerpo Nacional de Policía fueron tajantes ayer en la última sesión del juicio que se sigue en la Audiencia Nacional contra los terroristas etarras Santiago Arrospide y Rafael Caride: "El objetivo no podía ser otro: animar el incendio y provocar cuantos más muertos mejor".
COLPISA, Madrid
3/jul/03 18:17 PM
Edición impresa

Los terroristas del "comando Barcelona" de ETA no sólo buscaron la destrucción del centro comercial Hipercor (Barcelona) en el atentado del 19 de junio de 1987 sino que fabricaron una bomba especial "incendiaria" a base de napalm y gasolina para quemar vivas a las víctimas que se encontraban dentro de los grandes almacenes.

Esta fue la conclusión de los peritos en explosivos que ayer testificaron en la Audiencia Nacional durante la última sesión del juicio que se sigue contra el ex jefe de los comandos militares de ETA, Santiago Arrospide "Santi Potros", y contra el también terrorista etarra Rafael Caride por la masacre de Hipercor.

El fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Eduardo Fungairiño, en la recta final de la vista, pidió 950 años de cárcel para cada uno de los dos terroristas.

La declaración de los Tedax (expertos en desactivación de explosivos) y químicos que analizaron la bomba de Hipercor fue coincidente: el artefacto que Caride y sus compañeros de "talde" ocultaron en el maletero del coche-bomba no estaba compuesto sólo de 30 kilos de clásico amonal.

Utilizado en Vietnam

Según los tres especialistas que declararon ayer, además de los componentes del amonal, los terroristas de ETA, que ahora se juzgan, cargaron el vehículo con unos 25 kilos de un "napalm casero", un explosivo altamente incendiario utilizado por los soldados de Estados Unidos en su intervención en Vietnam y que se adhiere a la piel para calcinarla.

Los químicos del Cuerpo Nacional de Policía fueron tajantes ayer: el objetivo de introducir napalm en la bomba no podía ser otro que "animar el incendio y producir más víctimas".

Los científicos también confirmaron que los terroristas etarras del "comando Barcelona" fueron más allá y sumaron al amonal unos cien litros de gasolina, cuyos restos fueron recogidos en el aparcamiento del centro comercial tras el atentado.

La aparición del combustible, según la opinión de los técnicos, sólo responde al interés de "aumentar la combustión" y alcanzar a las personas que se encontraban en el interior de los grandes almacenes, que vieron cómo el fuego se pegaba a su piel por la cola de contacto y las escamas de jabón que los terroristas también añadieron al artefacto hasta completar unos 200 litros.