Cultura y Espectáculos

Los matemáticos creen que la Loce hará de esta materia "un hueso aún peor"

La nueva situación legal reduce el tiempo para su aprendizaje, lo que supone, en palabras del presidente de la Federación Española de Sociedades de Profesores de esta asignatura, "una vuelta atrás tanto en los aspectos metodológicos como en los de contenido".
EL DÍA, S/C de Tenerife
4/jul/03 20:19 PM
Edición impresa

El presidente de la Federación Española de Sociedades de Profesores de Matemáticas, Florencio Villaroya, manifestó que la nueva Ley de Calidad de la Enseñanza (Loce) puede hacer que esta asignatura recupere y aumente su tradicional fama de "hueso", ya que el tratamiento que le da esta normativa "supone una vuelta atrás tanto en los aspectos metodológicos como en los de contenido".

Villarroya, de paso en Tenerife para participar en las XI Jornadas sobre Aprendizaje y Enseñanza de las Matemáticas, en Puerto de la Cruz, recordó que "al principio se vislumbraba la posibilidad de que aumentasen las horas de esta asignatura en la nueva ley". Pero esto "no sólo no ha sucedido, sino que se ha incrementado el contenido matemático de los programas", aseguró. Según el presidente, "también se vuelve a una presentación anterior, más tradicional y alejada de la realidad actual, tanto de lo que la asignatura es en sí como en lo tocante a su enseñanza", por lo que calificó la Loce como "un retroceso" general en los aspectos citados.

600 especialistas

En las Jornadas, organizadas por la Sociedad Canaria Isaac Newton de Profesores de Matemáticas, junto a la Federación Española que preside Florencio Villaroya, participan más de 600 especialistas que abordan, explicó, "aspectos de la enseñanza de esta asignatura, incidiendo especialmente en los referidos a la enseñanza obligatoria, aunque sin olvidar los relacionados con el Bachillerato y la Universidad". Así, "hay siete grupos de ponencias que estudian asuntos de geometría, cálculo, números, estadística y probabilidad, conexiones de las matemáticas con la música e incluso con la literatura, además de cuestiones que afectan al profesorado en las aulas, ajenos a la materia".

Por otro lado, el presidente de la Federación matizó que "es cierto que hay una responsabilidad importante del profesorado a la hora de incentivar el aprendizaje" del tradicional "hueso", pero no hay que olvidar tampoco -puntualizó- que "el profesor de la enseñanza pública es un funcionario, y los que no son de la pública dependen de una empresa, por lo que todos están obligados a cumplir una programación". "Esto significa que, si un determinado programa es muy extenso, y uno piensa que debería tratarse la materia de una forma más lúdica y constructiva, resulta que lo que se necesita realmente es más tiempo del que se emplea en enseñar Matemáticas", arguyó.