Vivir

La igualdad salarial de las mujeres se garantizará mediante inspecciones

Los inspectores de trabajo reforzarán sus controles para garantizar que se cumpla la equiparación económica en las empresas, conforme a los contenidos del plan nacional que presentó ayer el ministro Eduardo Zaplana. También tendrán una especial atención los casos de acoso sexual.
EFE, Madrid
4/jul/03 18:18 PM
Edición impresa

Los inspectores de trabajo intensificarán desde hoy los controles para luchar contra la discriminación laboral de la mujer, con especial atención a las diferencias salariales y al acoso sexual, anunció ayer el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Eduardo Zaplana.

En conferencia de prensa, Zaplana presentó el Plan Nacional de Acción para Luchar contra la Discriminación Laboral de la Mujer, que prevé la comprobación de las denuncias presentadas a las 24 horas de su recepción y reduce de nueve a dos meses la finalización de las actuaciones correspondientes por parte del inspector.

Tras reunirse con directores provinciales e inspectores de trabajo para detallarles el nuevo plan, el ministro explicó que esta labor tendrá "absoluta prioridad" sobre el resto de los asuntos de su competencia, y señaló que la discriminación no sólo se refiere a la salarial, "la más clara y fácil de comprobar", sino también a la derivada de situaciones de maternidad o acoso sexual.

Pese a haberse logrado una reducción de la diferencia salarial entre hombres y mujeres en los últimos años, "esta brecha absurda continúa hoy de forma muy importante", explicó Zaplana.

De acuerdo a sus estimaciones practicadas, el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales comentó que las mujeres españolas perciben un 27 por ciento menos de sueldo a igual trabajo desempeñado por un hombre, un porcentaje que ha disminuido "en un 3,5 por ciento en los últimos años, pero un 27 por ciento de diferencia aún es muy elevado". Las inspecciones se centrarán en empresas y sectores que emplean mayor número de mujeres, entre los que el ministro citó la banca, hostelería, comercio, industria textil, del calzado y alimentación.

La nueva medida, incluida entre las actuaciones del IV Plan de Igualdad de Oportunidades entre Hombres y Mujeres, aprobado por el Gobierno el pasado 7 de marzo, también prevé que la labor de la Inspección no se detenga aunque las denunciantes hayan presentado denuncia ante los órganos jurisdiccionales de orden social.

Zaplana añadió que durante el primer año de implantación del Plan, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social vigilará de oficio a una empresa con más de 7.000 trabajadoras; a tres compañías con más de 3.500 mujeres cada una y a doce con 750 o más empleadas cada una.