La Laguna

Juan Rodríguez evocó la esencia de la romería de San Benito Abad

El encargado de glosar las fiestas se remontó a los años 50, época en que se celebraban unos actos cargados de mayor grado de costumbrismo que hoy, como era la participación de todas las danzas de la Isla.
EL DÍA, La Laguna
5/jul/03 14:27 PM
Edición impresa

EL DÍA, La Laguna

El artesano tejedor lagunero Juan Rodríguez González leyó anoche el pregón de la Romería Regional de San Benito Abad 2003, captando, con su sencillez, la verdadera esencia de la típica fiesta.

El pregonero, remontándose a su niñez, habló de la romería de los años cincuenta y sesenta, momento en que estaba en su mayor esplendor la celebración.

Comenzó su disertación con los preparativos de la fiesta, consistentes en la compra de cal virgen para enjalbergar las fachadas de las casas, al tiempo que se barrían y limpiaban las calles.

Un tiempo en que las carretas se confeccionaban en la calle de La Higuera, mientras que en el Teatro Leal se celebraba la fiesta de la Copla, donde el pregonero tuvo la oportunidad de ver a Valentina la de Sabinosa, los Rodríguez de Milán, la familia Ramos de Punta del Hidalgo o la rondalla Hespérides.

Juan Rodríguez recordó la época en que San Benito era trasladado en su víspera a la iglesia de la Concepción y el ambiente festivo del barrio era perfumado por el olor a carne de conejo o cochino cocinada en los ventorrillos.

Los más pequeños

Los más pequeños se divertían con las ruletas, las norias y un tiovivo confeccionado con barriles de aceitunas, terminando la fiesta cuando aparecía la vaca de fuegos.

Y llegaba el día de la romería con unas calles que, como destacó el pregonero, "daban olor a mojo picón y salmorejo, a diferencia del resto del año en que sólo olían a potaje".

La bendición del ganado estuvo a cargo muchos años, según dijo el pregonero, por el párroco don Maximiliano, mientras que las carreteras eran animadas con las danzas de Güímar, Tegueste, Chimiche y San Diego.

El pregonero no se olvidó de la romera mayor ni de los cantos canarios en el buen quehacer de cantadores de la talla de Sebastián "El Puntero", los Rodríguez de Milán, África Alonso y Lita Franquiz o rondallas como Coros y Danzas de La Gomera.

Los personajes populares también estuvieron presentes en la evocación festiva de Juan Rodríguez, con elogios para Laureana y sus hermanos Yayita y Juan Ríos, doña Aurora, popularmente conocida como "La Peturca", Luisa Machado, Ángel Álvarez, Cipriano Hernández y Juan Marrero.

El público supo algo más de los trajes típicos y su transformación por parte de la Sección Femenina y del final de la romería, en que comenzaba el encuentro de lucha canaria.

A la mañana siguiente, dijo el pregonero, la Policía preguntaba si alguien había visto unos bernegales que formaban parte de la decoración de una carreta.