Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Rivera pide a Calviño que explique si empleó una sociedad instrumental para evadir impuestos leer

El ayuntamiento pierde su primer pulso legal contra los restaurantes Ramos

La corporación inició un pleito contra los establecimientos, ubicados a la entrada de Las Teresitas, en el que solicitaba que diera por cancelado el contrato de arrendamiento, ya que los herederos del titular del contrato, fallecido hace 14 años, no se habían subrogado, extremo que desestimó la juez.
HUMBERTO GONAR, Tenerife
5/jul/03 18:19 PM
Edición impresa

El pasado 29 de mayo, la titular del Juzgado de Primera Instancia número 5 dictó sentencia sobre el recurso que presentaron el 2 de octubre de 2002 la Junta de Compensación de Las Teresitas, Inversiones Las Teresitas y el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, representados los tres por un mismo gabinete jurídico, contra los actuales arrendatarios de los dos restaurantes Pepe Ramos, ubicados a la entrada de la playa de Las Teresitas. Los demandantes solicitaban que se diera por finalizado tal contrato al considerar que carecía de validez, pues los actuales gestores no se subrogaron después del fallecimiento de su progenitor, ocurrido el 25 de septiembre de 1988. En caso de haber logrado un veredicto favorable, esto hubiera supuesto que el ayuntamiento, titular de los terrenos que ocupa este restaurante ?dividido en dos módulos?, hubiera sorteado con éxito este obstáculo para ejecutar el proyecto de Dominique Perrault para Las Teresitas.

Las fuentes consultadas informaron de que el Ayuntamiento de Santa Cruz, Inversiones Las Teresitas y la Junta de Compensación han recurrido este fallo.

En la sentencia, que fue comunicada a las partes a comienzos del pasado mes de junio, se hace constar que, según se prevé en la Ley de Arrendamiento Urbano de 1964, "el cambio de titularidad del local no tiene porqué repercutir en la relación con el arrendatario".

La jueza considera válidas las pruebas aportadas por los titulares de la explotación, que comenzó el 14 de junio de 1973. Entre la documentación, se aporta una carta que la Junta de Compensación remitió el 1 de febrero de 1989 a los hermanos Ramos, cinco meses después de la muerte de su padre, en la que les invita a retomar las conversaciones para finalizar el arrendamiento, ante el inminente comienzo de las obras, que mantenían con José Ramos, "que en paz descanse", una frase hecha que tuvo una importancia vital en el pleito, pues reconoce el fallecimiento del titular del contrato.

También queda de manifiesto la titularidad en el certificado de las retenciones que aplicaban los hermanos en las mensualidades que abonaban a los propietarios del suelo. Antonio Ramos mostró su sorpresa de que el ayuntamiento no le reconozca como titulares del arrendamiento cuando han realizado trabajos para la corporación.

Una contradicción

Según explicó Antonio Ramos, uno de los dos herederos que se mantiene al frente de los restaurantes, el ayuntamiento les remitió a los dos, y no a todos los herederos, una carta el 18 de septiembre de 2001 en la que les informaba que había adquirido la parcela en donde se encuentran dichos establecimientos, en calidad de titulares de los negocios. En las escrituras de venta de la Junta de Compensación a la Inversiones Las Teresitas y luego al ayuntamiento no se hace constar que estuviera sujeta de las cargas por existir un contrato de arrendamiento.

En virtud a la nueva ley de arrendamiento, Antonio Ramos y su hermano podría disfrutar de la explotación del restaurante hasta el 30 de junio de 2015, lo que podría suponer un serio contratiempo en los planes de urbanización de Las Teresitas.

En la sentencia, la jueza condena al ayuntamiento a pagar los gastos de las costas a la esposa y a tres de los cinco hijos de José Ramos, al entender que los demandantes tenían las suficientes pruebas de la titularidad de la explotación y considera fuera de lugar que hayan actuado contra los demandados.