Sucesos

El Seprona localiza 23 animales protegidos en un zoo de Los Cristianos

La Guardia Civil ha detenido a un hombre como presunto autor de un delito de contrabando al estar en posesión de especies protegidas por el Convenio CITES. Los ejemplares, cuyo valor asciende a 66.924 euros, han quedado al cuidado del imputado hasta que pueda justificar legalmente su procedencia.
EL DÍA, S/C de Tenerife
5/jul/03 10:13 AM
Edición impresa

El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) ha imputado un presunto delito de contrabando a un hombre de 38 años al considerarlo responsable de un núcleo zoológico del Sur de Tenerife, concretamente en Los Cristianos, en el que se han aprehendido veintitrés animales en peligro de extinción.

La Guardia Civil informó ayer de que los animales afectados por esta decisión son seis Aras Macao, cuatro Hylobates Lar, dos Pan Troglodites, dos cacatúas, cuatro Eulemar Mongoz, un Varecia Variegata, tres Sanguinus Oedipus y un Cocodylus Acutus, cuyo valor asciende a 66.924 euros.

El propietario, según fuentes cercanas al caso que afirmaron que se trata de Tenerife Zoo, se encuentra aportando documentación que lo acredite para tener en su propiedad dichos animales catalogados por el artículo 338/97 como en peligro de extinción. Al parecer, ha llegado a comentar que algunos de estos especímenes han nacido ya en cautividad, pero debe justificar dichos nacimientos.

Actualmente, los animales se encuentran depositados en el núcleo zoológico al cuidado del dueño.

Los agentes de la Guardia Civil comenzaron a primeros de año las investigaciones, que concluyeron con la inspección del núcleo zoológico y que sirvieron para comprobar que había múltiples animales en peligro de extinción, amparados por el Convenio CITES, en su apartado "A", y que en algunos casos carecían de documentación, mientras que de otros era insuficiente.

Los animales están amparados por normas internacionales que, incluso, exigen que se dé cuenta de los nacimientos en cautividad y se posea las certificaciones correspondientes.

Las investigaciones prosiguen y, aunque el propietario se encuentra imputado de un presunto delito de contrabando, puede quedar como una mera infracción administrativa al Convenio CITES.