Tenerife
EDITORIAL

Objetivo: la felicidadAsuntos para no olvidar


canarias ya tiene
6/jul/03 12:17 PM
Edición impresa

nuevo presidente, el sexto. Adán Martín Menis fue investido el viernes en el Parlamento autonómico tras presentarse con un discurso donde desgranó la filosofía y los planes que se fija su Gobierno. El líder nacionalista resumió sus intenciones en un pensamiento de corte poético: el objetivo es la felicidad, dijo. Bonito propósito, si es capaz de conseguirlo... y si lo dejan. Porque no olvidemos que presidirá un Ejecutivo mixto donde entra el PP y cuya composición ya es un dolor de cabeza antes de empezar por culpa de la facción grancanaria de CC. Posiblemente, a la hora en que estas líneas vean la luz ya se habrá resuelto el conflicto y en pocos días sabremos quiénes son los nuevos consejeros.

Ahora lo que interesa es analizar el discurso de Adán Martín para tratar de adivinar por dónde discurrirá la suerte de este Archipiélago los próximos cuatro años. Si hubiera que resumir el espíritu de la intervención del presidente ante la Cámara habría que decir que se trata del discurso de un técnico, de un economista que sabe bien que los desafíos a los que se enfrenta Canarias requieren una intervención urgente sobre su modelo de desarrollo. Lejos del perfil político y voluntarioso, más que eficaz, de su predecesor, Martín sabe bien dónde hay que retocar la máquina para que ésta funcione mejor. Para él, la progresiva transformación de una economía basada en un desaforado crecimiento turístico es el punto de partida para atacar en su raíz problemas como la excesiva presión sobre las prestaciones sociales (sanidad o educación) y paliar otros como la delincuencia o la destrucción del medio ambiente.

Sin dejar de reconocer la aportación que pueda haber hecho el PP al discurso de investidura, en cuyo texto se reconoce este hecho, es obvio que el talante del nuevo presidente impregna el mensaje de principio a fin. Porque, aparte de lo que un Gobierno hace, también importa cómo lo hace. Por eso, es importante resaltar tres pasajes de la intervención de Martín:el reconocimiento a todos los políticos que han hecho posible una Canarias que ha progresado como lo ha hecho en estos veinte años de autogobierno; el anuncio de que va a establecer un "sistema de comunicaciones directo e inmediato" con los presidentes de los Cabildos y con los alcaldes, y el compromiso de "austeridad en el gasto" y "sobriedad en los comportamientos y manifestaciones institucionales" del Gobierno. Propósitos, todos ellos, que casan perfectamente con el temperamento de Adán Martín y que nos hacen prever la superación de tiempos menos conciliadores.

PRECISAMENTE, a esta Casa llegan mensajes que se preguntan qué problema hay con Román Rodríguez. En definitiva, por qué premiar a quien pierde. La política, entendemos, no debe ser una profesión, sino más bien una vocación de servicio y, acabado éste, hay que irse a casa. ¿Por qué poner obstáculos a quienes están en su mismo barco nacionalista? Pero no miremos hacia atrás. Como decíamos, a estas horas, el pulso que mantenía el ex presidente con sus compañeros prácticamente se ha resuelto y ahora lo que importa es el futuro para lograr objetivos tan deseables como esas 20.000 viviendas que ha prometido crear Adán Martín en esta legislatura ?ojalá que bien construidas y habitables?, o los más de 30.000 nuevos puestos de trabajo, que nos dejarían como la cuarta comunidad con menos paro. Y llegados aquí hacemos una acotación: ¿no habrá sido el presidente demasiado optimista al estimar la pobreza en las Islas en un 2,9 por ciento de su población? No es eso lo que dicen las estadísticas de ciertas ONG. Y CONFORMES con el presidente en que hay que gobernar para todas las islas, y en que los equilibrios que merece cada una se hagan realidad. A ver si así superamos estos últimos años, en que una sola isla ha recibido la mayor porción del reparto, como ha ocurrido en inversión sanitaria. Precisamente con Román Rodríguez como director del SCS.

Asuntos para no olvidar* El Ministerio de Fomento y Aena no han sabido dar esta semana respuesta a quien quería saber cómo van las gestiones para crear la segunda pista del aeropuerto Reina Sofía. Del informe de los técnicos holandeses no se sabe nada. Esto huele a chamusquina, y nos tememos lo peor.

* El paro en Canarias volvió en junio a rebasar esa cifra psicológica de los 100.000 inscritos en las oficinas del Inem, un nivel que se había dejado atrás hace cuatro años. Aunque eso no significa una tasa de desempleo como la de entonces, es muy mal dato. Alguien se ha dormido en los laureles estos últimos meses.

EDITORIAL