Actualidad
LO ÚLTIMO:
Ocho aeronaves trabajan en un incendio en Sierra de la Culebra (Zamora) leer

La juez ordena el ingreso en prisión del "asesino de la baraja"

La magistrada de Puertollano (Ciudad Real) tomó la decisión, con carácter incondicional, para que Alfredo Galán sea encarcelado. El ex militar de 26 años, que confesó ser el autor de varios crímenes, abandonó los juzgados y fue llevado a la prisión de máxima seguridad de Herrera de la Mancha.
EFE, Puertollano
7/jul/03 14:13 PM
Edición impresa

La juez de Puertollano (Ciudad Real), Isabel Sánchez, decretó en la tarde de ayer, domingo, el ingreso en prisión incondicional de Alfredo Galán, el ex militar de 26 años que confesó ser el autor de los crímenes atribuidos al conocido como "asesino de la baraja".

El supuesto asesino abandonó los juzgados de esta localidad en dirección a la prisión de máxima seguridad de Herrera de la Mancha, en Manzanares, también en la provincia de Ciudad Real.

Tras decretar la prisión, la juez Isabel Sánchez, la misma magistrada que le tomó declaración el día que se entregó a la Policía, se inhibirá probablemente en favor del juzgado de instrucción número diez de Plaza Castilla (Madrid), por ser el primero que inició la investigación respecto al primero del total de seis asesinatos cometidos, al parecer, por el ex militar.

Así lo manifestó a los periodistas el fiscal y reiteró que el caso se encuentra actualmente bajo secreto de sumario y, en este sentido, no podía desvelar más informaciones al respecto.

El presunto confeso de los crímenes de "la baraja" volvió a prestar declaración en la tarde de ayer ante la juez.

Durante unas tres horas y media que duró el interrogatorio, Alfredo Galán se mostró "muy tranquilo y se ratificó en todo lo dicho anteriormente", según manifestó a los medios de comunicación que esperaban a la salida a la abogada de oficio, Rosa María Urraca.

Alfredo Galán llegó a las 16:20 a Puertollano en un furgón policial, procedente de la comisaría madrileña de Tetuán, donde permanecía desde el pasado viernes, y, al bajar del vehículo, llevaba el rostro totalmente cubierto con una prenda de vestir.

A la entrada de los juzgados, se encontraba un joven que aseguró a los periodistas allí desplazados ser amigo del "asesino de la baraja".

A la llegada de Galán, el supuesto amigo le gritó: "¡Alfredo, soy Santos; tú no has hecho nada!".

Posteriormente, en declaraciones a los medios de comunicación, el supuesto amigo de Alfredo Galán remarcó que éste "no ha podido ser el autor de los crímenes confesados, porque lo conozco desde hace mucho tiempo y nunca me ha contado nada".

Santos agregó que la misma mañana en que Alfredo Galán se entregó a la Policía como autor de los crímenes de "la baraja", estuvo bebiendo calimocho con él y con su hermano, en la casa de éstos, y quedó con ellos para tomar café por la tarde, a lo que Alfredo Galán contestó: "Vente por si estamos aquí".

Cabe recordar que Alfredo Galán Sotillo es el presunto autor de los seis homicidios consumados del "asesino de la baraja", entre el 24 de enero y el 18 de marzo.

Según ha trascendido, el ex militar ni odiaba a las víctimas ni hacía planes para matarlas.

Según confesó espontáneamente, solamente quería saber qué se siente cuando se mata a alguien, lo que define en cierto modo la personalidad de este individuo, que ahora mismo se encuentra encarcelado en una prisión de máxima seguridad.

La juez de Puertollano (Ciudad Real), Isabel Sánchez, decretó en la tarde de ayer, domingo, el ingreso en prisión incondicional de Alfredo Galán, el ex militar de 26 años que confesó ser el autor de los crímenes atribuidos al conocido como "asesino de la baraja".

El supuesto asesino abandonó los juzgados de esta localidad en dirección a la prisión de máxima seguridad de Herrera de la Mancha, en Manzanares, también en la provincia de Ciudad Real.

Tras decretar la prisión, la juez Isabel Sánchez, la misma magistrada que le tomó declaración el día que se entregó a la Policía, se inhibirá probablemente en favor del juzgado de instrucción número diez de Plaza Castilla (Madrid), por ser el primero que inició la investigación respecto al primero del total de seis asesinatos cometidos, al parecer, por el ex militar.

Así lo manifestó a los periodistas el fiscal y reiteró que el caso se encuentra actualmente bajo secreto de sumario y, en este sentido, no podía desvelar más informaciones al respecto.

El presunto confeso de los crímenes de "la baraja" volvió a prestar declaración en la tarde de ayer ante la juez.

Durante unas tres horas y media que duró el interrogatorio, Alfredo Galán se mostró "muy tranquilo y se ratificó en todo lo dicho anteriormente", según manifestó a los medios de comunicación que esperaban a la salida a la abogada de oficio, Rosa María Urraca.

Alfredo Galán llegó a las 16:20 a Puertollano en un furgón policial, procedente de la comisaría madrileña de Tetuán, donde permanecía desde el pasado viernes, y, al bajar del vehículo, llevaba el rostro totalmente cubierto con una prenda de vestir.

A la entrada de los juzgados, se encontraba un joven que aseguró a los periodistas allí desplazados ser amigo del "asesino de la baraja".

A la llegada de Galán, el supuesto amigo le gritó: "¡Alfredo, soy Santos; tú no has hecho nada!".

Posteriormente, en declaraciones a los medios de comunicación, el supuesto amigo de Alfredo Galán remarcó que éste "no ha podido ser el autor de los crímenes confesados, porque lo conozco desde hace mucho tiempo y nunca me ha contado nada".

Santos agregó que la misma mañana en que Alfredo Galán se entregó a la Policía como autor de los crímenes de "la baraja", estuvo bebiendo calimocho con él y con su hermano, en la casa de éstos, y quedó con ellos para tomar café por la tarde, a lo que Alfredo Galán contestó: "Vente por si estamos aquí".

Cabe recordar que Alfredo Galán Sotillo es el presunto autor de los seis homicidios consumados del "asesino de la baraja", entre el 24 de enero y el 18 de marzo.

Según ha trascendido, el ex militar ni odiaba a las víctimas ni hacía planes para matarlas.

Según confesó espontáneamente, solamente quería saber qué se siente cuando se mata a alguien, lo que define en cierto modo la personalidad de este individuo, que ahora mismo se encuentra encarcelado en una prisión de máxima seguridad.

La juez de Puertollano (Ciudad Real), Isabel Sánchez, decretó en la tarde de ayer, domingo, el ingreso en prisión incondicional de Alfredo Galán, el ex militar de 26 años que confesó ser el autor de los crímenes atribuidos al conocido como "asesino de la baraja".

El supuesto asesino abandonó los juzgados de esta localidad en dirección a la prisión de máxima seguridad de Herrera de la Mancha, en Manzanares, también en la provincia de Ciudad Real.

Tras decretar la prisión, la juez Isabel Sánchez, la misma magistrada que le tomó declaración el día que se entregó a la Policía, se inhibirá probablemente en favor del juzgado de instrucción número diez de Plaza Castilla (Madrid), por ser el primero que inició la investigación respecto al primero del total de seis asesinatos cometidos, al parecer, por el ex militar.

Así lo manifestó a los periodistas el fiscal y reiteró que el caso se encuentra actualmente bajo secreto de sumario y, en este sentido, no podía desvelar más informaciones al respecto.

El presunto confeso de los crímenes de "la baraja" volvió a prestar declaración en la tarde de ayer ante la juez.

Durante unas tres horas y media que duró el interrogatorio, Alfredo Galán se mostró "muy tranquilo y se ratificó en todo lo dicho anteriormente", según manifestó a los medios de comunicación que esperaban a la salida a la abogada de oficio, Rosa María Urraca.

Alfredo Galán llegó a las 16:20 a Puertollano en un furgón policial, procedente de la comisaría madrileña de Tetuán, donde permanecía desde el pasado viernes, y, al bajar del vehículo, llevaba el rostro totalmente cubierto con una prenda de vestir.

A la entrada de los juzgados, se encontraba un joven que aseguró a los periodistas allí desplazados ser amigo del "asesino de la baraja".

A la llegada de Galán, el supuesto amigo le gritó: "¡Alfredo, soy Santos; tú no has hecho nada!".

Posteriormente, en declaraciones a los medios de comunicación, el supuesto amigo de Alfredo Galán remarcó que éste "no ha podido ser el autor de los crímenes confesados, porque lo conozco desde hace mucho tiempo y nunca me ha contado nada".

Santos agregó que la misma mañana en que Alfredo Galán se entregó a la Policía como autor de los crímenes de "la baraja", estuvo bebiendo calimocho con él y con su hermano, en la casa de éstos, y quedó con ellos para tomar café por la tarde, a lo que Alfredo Galán contestó: "Vente por si estamos aquí".

Cabe recordar que Alfredo Galán Sotillo es el presunto autor de los seis homicidios consumados del "asesino de la baraja", entre el 24 de enero y el 18 de marzo.

Según ha trascendido, el ex militar ni odiaba a las víctimas ni hacía planes para matarlas.

Según confesó espontáneamente, solamente quería saber qué se siente cuando se mata a alguien, lo que define en cierto modo la personalidad de este individuo, que ahora mismo se encuentra encarcelado en una prisión de máxima seguridad.