Tenerife Norte

Envían material escolar a niños serbio-kosovares

La oficina de información del destacamento español en Kosovo señala que la entrega de cartas y obsequios a chicos de Osojane fue una iniciativa de los profesores del IES La Guancha.
EFE/EL DÍA, La Guancha
7/jul/03 18:40 PM
Edición impresa

Material escolar y cartas escritas por alumnos del Instituto de Enseñanza Secundaria de La Guancha, en las que se adjuntan fotografías de los paisajes más representativos de la Isla, han sido entregadas a los niños del valle serbio de Osojane, en el que está destacada la compañía de infantería "Tenerife".

La oficina de información del destacamento español en Kosovo señala en un comunicado que la entrega de cartas y obsequios a los niños del valle de Osojane fue una iniciativa de los profesores del citado centro docente, tras leer en internet la misiva de un pequeño serbio, Boban, en la que relata su situación.

Según informa la unidad española en Kosovo, la jornada comenzó con una merienda y continuó con diversos juegos para los pequeños serbios, a los que posteriormente se les entregaron las cartas y diverso material escolar, con el que podrán desarrollar sus tareas durante el presente verano en su país.

El personal intérprete de la agrupación española ayudó a los niños en la lectura de las cartas, en las que además se adjuntaban fotos de los parajes más representativos de Tenerife, así como fotografías del escolar tinerfeño que la enviaba.

El valle de Osojane está guarnecido por la compañía del regimiento de infantería ligera Tenerife, integrada en la Agrupación española "Córdoba" IX de KFOR.

La compañía isleña se encarga de la protección y vigilancia del Valle de Osojane mediante patrullas aleatorias, puestos de observación y escoltas a ciudadanos que necesitan realizar gestiones en Serbia.

Los habitantes del valle de Osojane son serbio-kosovares y el asentamiento está formado unidad por unas 300 personas, la gran mayoría de ellas antiguos vecinos de esta misma zona antes del conflicto y que habitan en pequeñas aldeas o en casas diseminadas por el valle.

Actualmente, sólo quedan unas 15 familias que no disponen de vivienda y se encuentran alojadas en módulos prefabricados, aunque se espera que para finales del verano todas ellas dispongan de casas construidas por una empresa alemana.

En el núcleo principal de población del valle existe un colegio donde realizan sus estudios primarios unos 50 niños, que en su mayor parte proceden de familias dedicadas a la agricultura, según se explica en el informe.

Material escolar y cartas escritas por alumnos del Instituto de Enseñanza Secundaria de La Guancha, en las que se adjuntan fotografías de los paisajes más representativos de la Isla, han sido entregadas a los niños del valle serbio de Osojane, en el que está destacada la compañía de infantería "Tenerife".

La oficina de información del destacamento español en Kosovo señala en un comunicado que la entrega de cartas y obsequios a los niños del valle de Osojane fue una iniciativa de los profesores del citado centro docente, tras leer en internet la misiva de un pequeño serbio, Boban, en la que relata su situación.

Según informa la unidad española en Kosovo, la jornada comenzó con una merienda y continuó con diversos juegos para los pequeños serbios, a los que posteriormente se les entregaron las cartas y diverso material escolar, con el que podrán desarrollar sus tareas durante el presente verano en su país.

El personal intérprete de la agrupación española ayudó a los niños en la lectura de las cartas, en las que además se adjuntaban fotos de los parajes más representativos de Tenerife, así como fotografías del escolar tinerfeño que la enviaba.

El valle de Osojane está guarnecido por la compañía del regimiento de infantería ligera Tenerife, integrada en la Agrupación española "Córdoba" IX de KFOR.

La compañía isleña se encarga de la protección y vigilancia del Valle de Osojane mediante patrullas aleatorias, puestos de observación y escoltas a ciudadanos que necesitan realizar gestiones en Serbia.

Los habitantes del valle de Osojane son serbio-kosovares y el asentamiento está formado unidad por unas 300 personas, la gran mayoría de ellas antiguos vecinos de esta misma zona antes del conflicto y que habitan en pequeñas aldeas o en casas diseminadas por el valle.

Actualmente, sólo quedan unas 15 familias que no disponen de vivienda y se encuentran alojadas en módulos prefabricados, aunque se espera que para finales del verano todas ellas dispongan de casas construidas por una empresa alemana.

En el núcleo principal de población del valle existe un colegio donde realizan sus estudios primarios unos 50 niños, que en su mayor parte proceden de familias dedicadas a la agricultura, según se explica en el informe.

Material escolar y cartas escritas por alumnos del Instituto de Enseñanza Secundaria de La Guancha, en las que se adjuntan fotografías de los paisajes más representativos de la Isla, han sido entregadas a los niños del valle serbio de Osojane, en el que está destacada la compañía de infantería "Tenerife".

La oficina de información del destacamento español en Kosovo señala en un comunicado que la entrega de cartas y obsequios a los niños del valle de Osojane fue una iniciativa de los profesores del citado centro docente, tras leer en internet la misiva de un pequeño serbio, Boban, en la que relata su situación.

Según informa la unidad española en Kosovo, la jornada comenzó con una merienda y continuó con diversos juegos para los pequeños serbios, a los que posteriormente se les entregaron las cartas y diverso material escolar, con el que podrán desarrollar sus tareas durante el presente verano en su país.

El personal intérprete de la agrupación española ayudó a los niños en la lectura de las cartas, en las que además se adjuntaban fotos de los parajes más representativos de Tenerife, así como fotografías del escolar tinerfeño que la enviaba.

El valle de Osojane está guarnecido por la compañía del regimiento de infantería ligera Tenerife, integrada en la Agrupación española "Córdoba" IX de KFOR.

La compañía isleña se encarga de la protección y vigilancia del Valle de Osojane mediante patrullas aleatorias, puestos de observación y escoltas a ciudadanos que necesitan realizar gestiones en Serbia.

Los habitantes del valle de Osojane son serbio-kosovares y el asentamiento está formado unidad por unas 300 personas, la gran mayoría de ellas antiguos vecinos de esta misma zona antes del conflicto y que habitan en pequeñas aldeas o en casas diseminadas por el valle.

Actualmente, sólo quedan unas 15 familias que no disponen de vivienda y se encuentran alojadas en módulos prefabricados, aunque se espera que para finales del verano todas ellas dispongan de casas construidas por una empresa alemana.

En el núcleo principal de población del valle existe un colegio donde realizan sus estudios primarios unos 50 niños, que en su mayor parte proceden de familias dedicadas a la agricultura, según se explica en el informe.