Dinero y Trabajo
LO ÚLTIMO:
El TSJC se inhibe en el caso Grúas y lo devuelve al juzgado de La Laguna leer

El Banco de España se suma a las voces que piden cambiar el modelo turístico

En su informe anual sobre la balanza de pagos por cuenta corriente no duda en abogar por introducir "mejoras" para frenar la caída de los ingresos por este concepto, que el pasado año alcanzó el 2,9%, un dato que contrasta con la subida del 3,6% de visitantes que reflejan las cifras oficiales.
EL DÍA/COLPISA, Tfe./Madrid
8/jul/03 15:55 PM
Edición impresa

El informe anual sobre la balanza de pagos por cuenta corriente en 2002 del Banco de España refleja una caída de los ingresos por turismo del 2,9% y del gasto medio por turista del 7%. Unos datos que, además de la incertidumbre económica europea, "podrían estar reflejando la necesidad de mejorar el modelo turístico español", siempre según el documento.

Esta sugerencia del Banco de España está en línea con los actuales planteamientos de cambio de modelo defendidos por el sector privado, que tienen sus principales valedores en los grupos hoteleros, que son los que más han visto recortados sus ingresos.

Desde la Secretaría de Estado de Comercio y Turismo también se ha admitido la conveniencia de un cambio de modelo turístico en España, al constatar que la mayor información disponible y el cambio de hábitos de los turistas modifica la situación tradicional del sol y playa. Entre tanto, desde el Gobierno se espera que los próximos datos sobre la balanza de pagos en el mes de abril constaten una mejoría clara del nivel de ingresos, dado que ya se comprobaron avances en el primer trimestre de este año sobre el pasado, y sin contar con la Semana Santa, que en 2003 ha sido en abril.

El factor euro

Lo que es un hecho es que desde el departamento que controla Juan Costa se ha optado por tomar con cautelas los datos sobre ingresos del Banco de España en 2002, "dado que fue el primer año del euro como moneda física y los flujos monetarios con gran parte de los países de la Unión Europea (UE) pueden no contabilizarse de forma correcta".

También se harán públicos próximamente los datos sobre la llegada de turistas en el mes de junio, el previo a los centrales del verano y en el que se puede ver la tendencia del año.

La reducción en el número de reservas para julio y agosto que se conoció en mayo no ha provocado intranquilidad al sector, dado que la evolución de la Semana Santa y de todo el año ha demostrado que las decisiones de viajar se toman en el último momento.

Al analizar la balanza del sector servicios en 2002 y la caída de los ingresos derivados del turismo, que se eleva al 4% en términos reales, el Banco de España advierte que esa regresión no se debe sólo a la debilidad económica de los principales países emisores de turistas hacia España (Alemania, Reino Unido y Francia) o a un "empeoramiento relativo de nuestra posición competitiva". A su entender otros factores, como el cambio del perfil de los turistas, sus preferencias en cuanto al tipo de alojamiento o la duración de la estancia, "también tienen un impacto negativo en el gasto medio por turista".

El Banco de España, dan por bueno el dato oficial de Frontur de que el año pasado aumentó un 3,6% el número de turistas extranjeros que llegó a España, pero revelan que los extranjeros que se alojaron en hoteles se redujeron un 1,2% sobre el ejercicio anterior, y las pernoctaciones cayeron hasta un 5%.

Nuevo perfil

El análisis constata que el mayor avance el año pasado correspondió al turismo británico (+28), y el mayor revés al alemán, con un retroceso del 6%.

El informe hace hincapié en la persistencia de los efectos negativos sobre el negocio turístico de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington, que se tradujeron en un bajón de la demanda de vuelos de largo recorrido.

En este contexto, hay que destacar que la Asociación Europea de Aerolíneas informó ayer de que el tráfico aéreo de pasajeros mundial creció un 0,5% entre los días 23 y 29 de junio de 2003, respecto al mismo período de 2002, lo que supone un "pequeño paso hacía la recuperación de un mercado, que todavía muestra signos de depresión".

Además, el informe anual difundido ayer por el Banco de España resalta que el turismo español mantuvo su carácter estacional de otros años.