Internacional

Detenidos otros dos ex líderes iraquíes de la "baraja de 55"

Mizban al Hadi, número 23 y uno de los máximos dirigentes del Consejo de Mando de la Revolución, se entregó voluntariamente; mientras, Mahmud al Hadi, número 29 y último ministro del Interior de Sadam, fue capturado.
EFE, Bagdad/Washington
10/jul/03 18:23 PM
Edición impresa

EFE, Bagdad/Washington

Dos iraquíes que aparecían en la lista de los 55 más buscados por Estados Unidos han caído en las últimas horas en manos de las fuerzas de la coalición ocupante, uno de ellos detenido y el otro entregado por propia voluntad.

Según informó el Mando Central estadounidense en un comunicado, los dos ex dirigentes iraquíes se localizaron en dos lugares distintos, sin que parezca existir ninguna coordinación entre ellos.

Mizban Jadr al Hadi, número 23 de la "baraja de los 55", que se entregó voluntariamente a los estadounidenses en Bagdad, era uno de los máximos dirigentes del Consejo de Mando de la Revolución (gobierno) y de la dirección regional del partido único Baaz.

Mahmud Dhiyab al Ahmad, el último ministro del Interior antes de la caída del régimen de Sadam Husein y número 29 de la baraja, fue capturado en circunstancias no especificadas por fuerzas de la coalición ocupante.

Más de la mitad, 34 de los 55 iraquíes más buscados, ya se han entregado a las fuerzas estadounidenses, pero todavía falta por hallar a los "pesos pesados", entre los que se encuentran el propio Sadam, sus hijos Uday y Qusay, el vicepresidente Taha Yasin Ramadan y el ministro de Defensa Sultan Ahmed.

La Autoridad Provisional ha ofrecido una recompensa de 25 millones de dólares a quien facilite el paradero de Sadam Husein, y sendas recompensas de 15 millones si se trata de Uday o Qusay.

Motivos de la invasión

Por otra parte, el secretario de Defensa de EEUU, Donald Rumsfeld, admitió ayer ante el Congreso que la invasión de Irak no se llevó a cabo porque hubiera nuevas evidencias sobre los supuestos arsenales de destrucción masiva del régimen de Bagdad.

"La coalición no actuó en Irak porque hubiéramos descubierto nuevas y espectaculares evidencias del intento de Irak por hacerse con armas de destrucción masiva", dijo el jefe del Pentágono en una comparecencia ante el Comité de Servicios Armados del Senado.

Pese a que la "amenaza inminente" de que Bagdad pudiera utilizar las armas de destrucción masiva contra sus vecinos o contra EEUU fue la razón principal para justificar la guerra, Rumsfeld aseguró hoy que la invasión se hizo bajo un prisma diferente.

El secretario de Defensa explicó que "actuamos porque vimos las evidencias ya existentes bajo una nueva luz, bajo el prisma de nuestra experiencia del 11 de septiembre" de 2001, cuando se produjeron los atentados. Ese día "cambió nuestra apreciación sobre nuestra vulnerabilidad y los riesgos que afronta EEUU frente a estados y grupos terroristas", añadió .