Santa Cruz de Tenerife

Pilar Merino doblará la vigilancia en la zona del mercado para erradicar la droga

La subdelegada del Gobierno asistió en la tarde de ayer a un improvisado debate de participación ciudadana, que congregó a unos trescientos vecinos. Durante el encuentro, las partes admitieron que la seguridad "hace aguas" en el barrio desde hace poco más de un año.
EL DÍA, S/C de Tenerife
10/jul/03 18:23 PM
Edición impresa

La subdelegada del Gobierno, Pilar Merino, se comprometió en la tarde de ayer, ante trescientos vecinos de la zona del Mercado Nuestra Señora de África, a doblar los esfuerzos del Cuerpo Nacional de Policía para erradicar la venta de estupefacientes en esta zona.

La presidenta de la cooperativa de la Recova, Estefanía Hernández, dio cuenta de que esta reunión forma parte de las conversaciones que mantuvo la cooperativa con Pilar Merino hace 15 días, cuando le advirtió de la inseguridad ciudadana que vive la zona del mercado en el último año. Antes de ceder el turno de palabra a los vecinos para escuchar de primera mano sus denuncias, intervino la subdelegada para asegurar que "el tráfico de drogas es un objetivo a erradicar. Se ha incrementado la vigilancia policial en la zona. Necesitamos toda la información que nos deis. Estamos con vosotros, no contra vosotros".

Esta afirmación no logró convencer inicialmente a los presentes que, poco a poco, fueron desgranando las penurias que deben soportar mañana, tarde y noche tanto a Pilar Merino como al inspector Pulpón, de la Comisaría Nacional de Policía, así como a un representante de la Policía local, quien disculpó la ausencia del concejal de Seguridad Ciudadana, Hilario Rodríguez, quien se encontraba ayer en Las Palmas.

La primera reclamación fue acogida con algarabía por los vecinos, cuando uno de ellos cuestionó los datos sobre la existencia de mafias en el Sur de la Isla. Otro conciudadano, José Antonio García Fuertes, demostró su buena oratoria y logró acallar a la asamblea. Se trataba del que fuera concejal de CC del Ayuntamiento de Candelaria en el anterior mandato y en la actualidad presidente del CIT Caletillas Candelaria, quien demandó que se habilite una unidad de vigilancia policial fija en esta zona del barrio de El Cabo. "No es una reclamación; es una exigencia", afirmación que fue refrendada con aplausos.

Mientras otra persona lamentaba que tenía que soportar las multas que le ponía la Policía Local por aparcar los domingos en las zonas aledañas a donde se instala el rastro, "Pepe, el Chivato" se fue a la mesa y cogió el micrófono para lanzar un testimonio puro y duro. "Desde que tengo 12 años estoy denunciando la venta de crack, cocaína, cannabis... ¿Sabes por qué lo hago? Porque estuve en la droga y no quiero volver. Ya me estoy recuperando". Como si de una confidencia se tratara, comenzó a desgranar los lugares donde, a su juicio, se vende droga y recordó a la Policía que recibió hace poco una paliza. "Presenté una denuncia que quedó archivada".

En ese momento, el inspector tomó la palabra para precisar la respuesta real de la Policía Nacional. Antes de que la facilitara el inspector, el joven se apresuró a tomar el micrófono y corrigió. "Cuando denuncié me pusieron a disposición un coche camuflado y fui con dos agentes a identificarlos. Luego, fueron detenidos". El presidente de la Asociación de Vecinos El Cabo también intervino para "exigir que se acabe esto sea como sea. Queremos vivir en un barrio tranquilo y decente. Hasta ahora, la prostitución no nos afectaba; ahora se ha metido la droga".

La lucha es dura y lenta

El encuentro fue clausurado por la subdelegada del Gobierno quien, tras matizar que "quizás las estadísticas del Ministerio del Interior no reflejen lo que nosotros pensamos" (en referencia a los vecinos que cuestionaban la eficacia de la lucha por garantizar la seguridad ciudadana), se comprometió a incrementar las medidas de vigilancias. "El 80 por ciento de los delitos están relacionados con la droga. Les garantizo que, con su colaboración, trabajaremos codo con codo con el ayuntamiento y con ustedes para erradicar los puntos ventas. La lucha contra la droga es lenta y precisa de la colaboración ciudadana".