Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Primeros trámites para la licitación del carril Bus-VAO y el tercer carril de la TF-5 leer

Detectado el primer caso de "vaca loca" en el Archipiélago

La enfermedad fue localizada en un control rutinario efectuado en una granja de El Dragonal, en Las Palmas, a una vaca importada desde Holanda en 1997. Otras 12 reses que estuvieron en contacto con ella serán sacrificadas. La Consejería de Agricultura descarta los piensos como vía de contagio.
EL DÍA, S/C de Tenerife
10/jul/03 18:24 PM
Edición impresa

El primer caso de Encefalopatía Espongiforme Transmisible (EET) que se produce en Canarias fue detectado el pasado 3 de julio en una granja de El Dragonal, en Las Palmas, según confirmó ayer a EL DÍA el consejero de Agricultura, Ganadería y Pesca del Go-bierno de Canarias, Pedro Rodríguez Zaragoza, apenas unas horas después de que se le hubiera comunicado, vía telefónica, el resultado definitivo de los análisis realizados desde el laboratorio de referencia de esta enfermedad, ubicado en Zaragoza.

El animal portador de la EET, popularmente conocida como el "mal de las vacas locas", fue importado al Archipiélago desde Holanda en 1997 y sus restos serán llevados en las próximas horas a la Península, para ser incinerados.

Idéntica suerte correrán otras 16 reses de esta granja que fueron alimentadas durante más de un año con los mismos piensos, tal y como establece la legislación vigente. Al menos cuatro, según explicó Rodríguez Zaragoza, se encontraban ya en el matadero.

A pesar de ello, el consejero rechazó la posibilidad de que el contagio se haya producido por vía alimentaria, y achacó la transmisión del mal a factores hereditarios.

Desde que se descubrieron los primeros casos de EET en España, hace algo más de dos años, se han efectuado en Canarias un total de 8.088 test de detección, una media sensiblemente mejor que la nacional, que se sitúa en un caso detectado por cada 5.000 análisis efectuados.

El responsable autonómico resaltó la efectividad de los controles realizados por su departamento, que han evitado que la carne contaminada pasara a la cadena alimentaria.

En la misma línea, el presidente de la patronal agraria (Asaga), Fernando Jiménez, valoró positivamente "los controles llevados a cabo por la consejería.

Por su parte, el presidente de Agate, Pedro Molina, se mostró "triste por lo que ha ocurrido" y "satisfecho de que haya las suficientes garantías para los consumidores".

Molina explicó que no cree que este caso pueda tener repercusión sobre los ganaderos canarios, ya que "los ciudadanos cuentan con gran cantidad de información y saben que hay control suficiente".