Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
España pierde en Zagreb y queda en manos de Inglaterra y Croacia leer

La COAG asegura que el control en la carne bovina en las Islas es exhaustivo

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos de Canarias hizo ayer un llamamiento de tranquilidad a los consumidores, una vez que se ha confirmado el primer caso de Encefalopatía Espongiforme, pues asegura que la cabaña vacuna está muy controlada.
EFE, Las Palmas
12/jul/03 18:26 PM
Edición impresa

El presidente de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) de Canarias, Rafael Hernández, aseguró ayer que los consumidores pueden tener la certeza de que la cabaña vacuna isleña está muy controlada, tras detectarse un caso de "vaca loca" en Gran Canaria.

Hernández hizo una llamada a la prudencia y lamentó el modo en que se ha dado a conocer el caso por parte de la Consejería de Agricultura del Gobierno canario, así como el que pueda parecer el ganadero como "un delincuente".

El presidente de la COAG pidió a los medios de comunicación que dejen de recorrer Gran Canaria en busca de la granja de donde procede la vaca afectada por la Encefalopatía Espongiforme Bobina (EEB), y afirmó que en la Unión Europea no existe animal más seguro en la cadena alimentaria que el vacuno, por el endurecimiento que se ha producido en la legislación desde que se declaró la enfermedad.

Reconoció que estadísticamente es posible que se puedan dar otros casos en las Islas, pero recalcó que es algo muy difícil, porque recordó que hace un año la Unión Europea emitió ayudas para sacrificar las vacas mayores de 30 meses.

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación del Gobierno canario sacó una orden mediante la cual el Ejecutivo compraba las reses mayores de 30 meses existentes en el Archipiélago para su sacrificio, y se mataron unas 2.000.

Hernández señaló que es "necesario dimensionar esta enfermedad en sus justos términos" ante la crisis que afecta el sector desde que apareció el primer caso en España en el año 2000.

Así, informó de que de los 40 millones de vacas registradas en la Unión Europea 673 dieron positivo en 2002, después de que se les practicara el test "prionics" y que en España, de los 5 millones de cabezas de ganado vacuno que se calcula que existen, se dieron 293 casos en ese año.

Estadística

En Canarias, añadió, de las 29.000 reses vacunas que comprende el censo sólo se ha producido un caso, y se ha analizado el 44% de la cabaña y la carne procedente de ganado vacuno criado o nacido en las Islas supone el 4 por ciento del consumo local.

Informó de que de las 29.000 reses que hay en las Islas 15.000 están en Gran Canaria, que es la isla más importante desde el punto de vista ganadero. Asimismo, dijo que se calcula que en Canarias hay 1.500 ganaderos, de los cuales 1.000 se concentran en Gran Canaria, y que, en general, las explotaciones son de carácter familiar y se mantienen por vocación, pues se trata de un sector con muchos problemas para subsistir. La mayoría de las vacas que hay en Canarias pertenece a la raza frisona, una de las más castigadas por la enfermedad, ya que, según un informe facilitado por la COAG, el 62 por ciento de los casos positivos en España corresponde a animales de producción lechera, porque son los que más años viven, unos ocho.

Hernández señaló que la procedencia de cada vaca está identificada, cuenta con un código que indica la explotación y el ganadero al que pertenece, y agregó que para sacar una res de su granja es necesario un certificado de un veterinario y una declaración de su dueño sobre su estado.