Canarias
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Dolores Delgado cancela su agenda de esta tarde en Zaragoza leer

Adán Martín coloca en Medio Ambiente a Augusto Lorenzo en lugar de Fajardo

El presidente del Gobierno autónomo se ve obligado a última hora a cambiar al consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, el lanzaroteño Manuel Fajardo. El elegido para sustituirlo realizó un discreto papel en la pasada legislatura como diputado regional de CC en el Parlamento.
C.V., S/C de Tenerife
13/jul/03 16:35 PM
Edición impresa

Manuel Fajardo ha declinado ser el próximo consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio por motivos personales y el presidente canario, Adán Martín, ha decidido nombrar en su lugar al diputado lanzaroteño Augusto Lorenzo Tejera, según informó ayer Presidencia del Gobierno autónomo.

El presidente autonómico, Adán Martín, firmó ayer los decretos de nombramiento de los diez consejeros que formarán el Ejecutivo canario, quienes tomarán posesión de su cargo mañana en Santa Cruz de Tenerife, subraya un comunicado.

Adán Martín decidió el cambio en Medio Ambiente y Ordenación del Territorio a media mañana de ayer después de mantener una entrevista con Manuel Fajardo Feo, que el pasado jueves formaba parte del equipo anunciado para integrar el nuevo Gobierno.

Fajardo expresó al presidente su deseo de no formar parte del próximo Ejecutivo por motivos familiares y personales por lo que, descartada su permanencia en el equipo de consejeros, Martín inició la tramitación del nuevo nombramiento.

Augusto Lorenzo Tejera nació hace 40 años en Arrecife de Lanzarote y es abogado.

Casado y con tres hijos, fue concejal de Hacienda en el Ayuntamiento de Arrecife entre 1995 y 1999, año en el que entró a formar parte del Parlamento canario como diputado de CC.

En las pasadas elecciones autonómicas, se quedó a las puertas del Parlamento de Canarias, al perder Lanzarote un diputado, respecto a los resultados de los comicios anteriores. Augusto Lorenzo iba en tercer lugar en las listas a la Cámara por la isla, tras Juan Carlos Becerra y Cristina Perdomo.

La designación de Manuel Fa-jardo, actual viceconsejero en funciones de Pesca, como consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, fue la última decisión que tomó el presidente del Gobierno de Canarias en la configuración de su gabinete.

La cuota de Lanzarote, tras los nefastos resultados electorales en los pasados comicios, no estaba asegurada en el futuro Ejecutivo.

Adán Martín, no obstante, ha querido premiar a un sector de la Isla que, en contra de las tesis del presidente insular y vicepresidente de Coalición Canaria, Juan Carlos Becerra, apostaron en el Consejo Político Nacional de la formación nacionalista por la configuración de un Gobierno sin las presiones de acuerdos previos.

Aunque el nombre de la tinerfeña Milagros Luis Brito, vinculada a Ican, era el más oído para el cargo, además de por su fidelidad a Martín por su experiencia al frente de Medio Ambiente, al final se descartó esa posibilidad ante la opinión de los que estimaban más apropiado reforzar la organización en las islas donde los resultados no fueron propicios de cara a los próximos comicios de 2007.

Actividad discreta

El nombre de Manuel Fajardo sonó a última hora, pero se ve que no fue el más acertado. Su labor al frente de la Viceconsejería de Pesca, donde fue aupado por la actual organización insular de CC, no ha recibido, precisamente, elogios del sector.

El nuevo consejero, Augusto Lorenzo, tampoco es que sea muy conocido. Su actividad en la pasada legislatura se resume a su participación en cuatro comisiones del Parlamento de Canarias, a pesar de lo cual su labor ha pasado desapercibida.

Lorenzo Tejera participó en las comisiones de Gobernación, Justicia y Desarrollo autonómico; Presupuestos y Hacienda; Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, y Asuntos Europeos e Internacionales. Sin embargo, su trabajo en el Grupo Parlamentario de Coalición Canaria no trascendió a la opinión pública.

En los círculos políticos y empresariales de Lanzarote, Augusto Lorenzo es conocido por su capacidad para evitar las polémicas, y por ser alguien que prefiere dejar los primeros planos a sus compañeros.