Tenerife
LO ÚLTIMO:
Detenido en Vitoria el presidente del centro cultural islámico por captación leer

La suerte está echada


INTENTAREMOS SER
13/jul/03 12:18 PM
Edición impresa

rotundos al trasladar a los lectores las impresiones y expresiones que nos llegan del exterior y, por supuesto, añadimos nuestra opinión y pensamiento, que creemos es el de la mayoría de los tinerfeños, acerca de los hechos políticos de estos días últimos y próximos, y terminaremos este editorial de forma contundente, sincera y clara, sin equívocos.

Alguien advertía recientemente sobre la presión mediática de Gran Canaria y de los empresarios de allá, donde reaparecen los manejos del Sanedrín ?que incluso se ha "enamorado" de José Carlos Mauricio?, por los acontecimientos políticos que han acaecido estos días y los problemas para formar el nuevo Gobierno autónomo. Nosotros, modestamente, a través de las informaciones y las opiniones que conocemos, una vez pasadas por el tamiz del análisis, llegamos a la conclusión de que no ha habido un conflicto serio y justificado para configurar el Ejecutivo que ya preside Adán Martín, sino la reacción de unos cuantos políticos que, enfadados porque no obtuvieron en las elecciones del 25 de mayo el éxito que esperaban, han decidido cargar contra Tenerife. En su ceguera se han atrevido a "declarar una guerra" contra esta Isla y han pronosticado calamidades, confiamos que sólo políticas. Es decir, quieren ganar a la fuerza lo que han perdido en las urnas, que es lo mismo que decir que quien pierde tiene que ganar.

Lo acertado ahora mismo es decirle a esos perdedores que se aguanten hasta la llegada de tiempos mejores para ellos. O que dejen la política y se dediquen a sus familias, a sus negocios o a sus asuntos particulares, porque ?ya lo apuntamos el domingo pasado? la política debe ser, ante todo, no una profesión rentable, sino una vocación de servicio a la comunidad, y quien no la entienda así, mejor que se dedique a otras cosas. ¿Por qué ha de sustentar el contribuyente con sus impuestos a quienes son inútiles en la gestión política? ¿Y por qué barruntan ese "drama" sobre Canarias? Nuestra versión es bien clara: porque Román Rodríguez, que debió salir de la escena pública cuando acabó su presidencia, se empeñó en mantenerse en primer plano con ánimo de repetir otros cuatro años en cabeza y, como eso no era de recibo ni admisible dentro de Coalición Canaria, hubo que llegar a un compromiso con él, ofreciéndosele laVicepresidencia y las dos áreas de más peso en un Gobierno, Economía y Hacienda. Una coacción política. Pero después se vio que eso no era prudente ni conveniente y se alcanzó un pacto con el PP. ¿Acaso esperaba don Román que este último partido se quedara de brazos cruzados ante la perspectiva de tener como socio a quien lo había repudiado públicamente para entrar en el Gobierno, manifestando abiertamente sus preferencias por el PSC-PSOE? ¿De verdad creía que el PP no le iba a plantear ninguna exigencia a Adán Martín?

También creemos que el nuevo presidente ha demostrado ser inteligente y poseer dotes excelentes para la gestión económica, lo dijimos hace una semana; una tarea crucial que no puede dejarse en manos de inexpertos o de sus auxiliares y que barran para una isla en particular. Pues eso, Adán Martín ha anunciado ?y estaremos atentos a su cumplimiento? responsabilidad, transparencia, calidad y equilibrio en su acción de gobierno. Insistimos en la importancia de este último punto y recordamos que Gran Canaria no tiene por qué seguir llevándose la parte del león en el reparto de las inversiones, de los cargos y de otros beneficios. ¿Por qué no también La Palma, por citar una isla muy importante, pero no capitalina? En fin, Adán Martín ha prometido trabajar por la felicidad de los canarios y en esa espera nos quedamos. Pero que conste que no nos parece justo que en la composición global del Ejecutivo la provincia oriental esté representada por siete consejeros y la de Santa Cruz de Tenerife por sólo tres y el presidente. En el reparto de las viceconsejerías y las direcciones generales, Tenerife espera la obligada compensación, y ojo, porque ya se anuncian concesiones en estos cargos intermedios a los conflictivos y perdedores de CC Gran Canaria.

EL PRESIDENTE ha tenido que hacer verdaderas filigranas para componer un Gobierno condicionado por su socio necesario ?el PP? y por las exigencias, al parecer, de los sectores de Fuerteventura afines a Román Rodríguez, que es el causante del conflicto, que ha tenido que resolverse de la forma que ya conocen los lectores. Los porcentajes internos, no los de las urnas, de Coalición en las Islas orientales han llevado también a esta composición. Adán Martín, que ha conformado un Ejecutivo que no parece satisfacer a todos los sectores, afirma que el equilibrio inversor está asegurado hasta el año 2006 y se perfila la continuidad de esa situación hasta el 2008. Si no lo tuerce don José Carlos Mauricio.

OTRO MEDIO informativo de Las Palmas ha dicho cosas absurdas y por eso aclaramos rotundamente: Tenerife es la isla central, la mayor, la más poblada, la más importante en todos los sectores y aspectos, y comparte belleza e interés con las restantes de su provincia. Esto es incuestionable. Lo demás son intentos de presumir de universalidad y hasta de cosmopolitismo. A sus políticos nos referimos.

Nos parece que Adán Martín está actuando con prudencia, defendiendo a su formación política porque entiende, suponemos también, que es lo mejor para Tenerife y para Canarias. En estos días, la palabra equilibrio ha sido su constante. Y de nuevo alertamos de algo que puede ocurrir, y en ese empeño están los de enfrente: conseguir el Parlamento y la capitalidad única, no compartida. Para apagar ese intento latente, Adán Martín hace verdaderas peripecias políticas. No obstante, el pueblo tinerfeño debe estar vigilante y reaccionar oportunamente.

**********

AHÍ QUEDAN EXPUESTAS nuestras primeras impresiones sobre la situación política derivada de los hechos del pasado, de las elecciones del 25 de mayo y de la formación del Gobierno, que no pretenden ser exhaustivas ni estar en posesión de la verdad o del acierto. Y como ya saben los lectores, reiteramos que somos rabiosamente independientes y ultradefensores de Tenerife y de todas las Islas Canarias. Aborrecemos las supremacías políticamente artificiosas y abogamos por unos equilibrios insulares justos. En este camino nos encontrarán siempre. En fin, lo que nos importa es el bienestar de todos los isleños.