Nacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
En riesgo naranja Tenerife, El Hierro, La Gomera y La Palma leer

Desactivada una bomba de ETA en un hotel de Pamplona

Artificieros de la Policía Nacional lograron neutralizar el artefacto, compuesto por cuatro kilogramos de explosivos, después de que fuera desalojado el establecimiento hotelero, el Maisonnave.
AGENCIAS, Pamplona
14/jul/03 18:27 PM
Edición impresa

Expertos en desactivación en explosivos de la Policía lograron neutralizar ayer un artefacto colocado en el hotel Maisonnave de Pamplona y que fue calificado como de gran potencia al estar compuesto por cuatro kilogramos de un material que podría ser dinamita, según informó la Delegación del Gobierno en Navarra.

Una llamada anónima avisó, en nombre de ETA, de la existencia de la bomba, si bien los expertos policiales mantienen todavía en cuarentena un pronunciamiento sobre la autoría del atentado.

Según el organismo citado, el primer aviso de la existencia de la bomba se recibió a primera hora de la tarde del sábado en el propio hotel, ubicado en el corazón de la capital navarra. Mediante una llamada anónima, un desconocido alertó de que "hablo de parte de ETA. Por no pagar el impuesto revolucionario, en media hora hará explosión un artefacto explosivo. Procedan al desalojo".

Avisada de inmediato la Policía, sus artificieros registraron el hotel, sin localizar el artefacto. Pasadas las 20:30 horas del mismo sábado, el establecimiento hotelero recuperó la normalidad. Empero, a mediodía de ayer, una segunda llamada realizada desde una cabina telefónica de la localidad Navarra de Estella insistió en la colocación del artefacto, por lo que los expertos policiales retornaron al hotel.

Sólo la suerte evitó una desgracia personal. El segundo aviso precisó que la bomba había sido colocada bajo uno de los contenedores de compresas del baño de señoras existente en el vestíbulo del hotel. Tras alertar de nuevo a la Policía, pero antes de su llegada, los responsables del hotel inspeccionaron el habitáculo y comprobaron que los servicios de limpieza del establecimiento habían cumplido con su cometido, que incluye el vaciado y remoción de todos los contenedores de productos higiénicos.

Una de las empleadas explicó entonces que, en efecto, uno de los contenedores estaba lleno y pesaba en exceso, por lo que lo reemplazó por uno nuevo y bajó el usado.