Santa Cruz de Tenerife

Los empresarios del Centro Comercial Guajara denuncian la gestión del recinto

Los inquilinos de este centro acusan a los propietarios de los locales de incumplir los acuerdos adquiridos en cuanto a promoción y servicios se refiere. Los problemas han afectado a sus economías y aseguran que sólo están cubriendo gastos y que han perdido unos 70 empleados.
EL DÍA, S/C de Tenerife
14/jul/03 18:27 PM
Edición impresa

Los inquilinos de los locales del Centro Comercial Guajara acusan a la gerencia de la infraestructura lagunera de abandonar sus intereses y de incumplir con lo que un primer momento habían pactado para el refuerzo de la actividad comercial de la zona.

Para uno de los portavoces de los comerciantes del centro, Juan Mesa, ""somos inquilinos que hemos pagado un servicio que no se ha prestado"".

Dicho servicio tiene que ver, a juicio de este portavoz, con ""una falta de promoción"" y de otros aspectos necesarios para la potenciación de los comercios anexos al centro de IKEA, ""franquicia"" que Mesa vincula a la empresa Restotel, delegada de la gestión del Centro Comercial Guajara. Para él, ""existe un abandono total y desidia por parte de los propietarios y los gestores, que han asumido de forma unilateral lo que es comunidad, promoción, servicios..., todo"".

El representante del colectivo de pequeños empresarios del centro aseguró que ""las cuentas no salían porque no se invertía nada en el centro, tan sólo unas pequeñas pancartas. El lugar nunca ha sido adornado"".

Criticó, además, el hecho de que los responsables del Centro Comercial Guajara hayan incumplido ""las promesas"" pactadas. Sobre esta cuestión, explicó que ""se nos prometió que los locales iban a estar llenos, como máximo, en tres meses"", aunque recordó que ""se nos había dicho que cuando fuera inaugurado iba a estar lleno y en realidad no lo estuvo"".

""Han pasado siete meses y las cosas siguen igual e, incluso, peor. Como ejemplo están las plantas que antes existían y que ahora han sustituido por unas macetitas después de las reformas"", indicó el portavoz del colectivo comercial, quien criticó que ""nosotros contratamos el entrar en un centro comercial legal y en realidad, en aquel momento, estaba sin ocupación. Eso fue una gran carga que hemos arrastrado hasta ahora"".

Reconoció que ""todos estamos bajo el umbral del beneficio. No hay ningún negocio que esté cubriendo gastos y se han perdido en torno a 70 empleados"" por la gestión de la empresa responsable.

Juan Mesa quiso referirse, además, a las cuentas solicitadas por los empresarios a Restotel. Sobre las mismas señaló que ""el requerimiento de las cuentas se hizo el día 27 de junio y ellos, el día 7 de julio, hicieron un ingreso por caja de 80.000 euros para compensar lo que les correspondía a ellos por el mantenimiento del centro. Es un dinero que se ha dejado de ingresar durante estos meses en los que hemos estado en precario"", afirmó.

""Su prepotencia es tan grande que les da igual. La única alternativa que nos dan es que si no estamos de acuerdo, nos marchemos sin ningún tipo de indemnización.

Ante esta situación, el colectivo que representa Juan Mesa no descarta ejecutar acciones de protesta como llevar a cabo sentadas, una manifestación u otro tipo de medidas más duras.

Los inquilinos de los locales del Centro Comercial Guajara acusan a la gerencia de la infraestructura lagunera de abandonar sus intereses y de incumplir con lo que un primer momento habían pactado para el refuerzo de la actividad comercial de la zona.

Para uno de los portavoces de los comerciantes del centro, Juan Mesa, ""somos inquilinos que hemos pagado un servicio que no se ha prestado"".

Dicho servicio tiene que ver, a juicio de este portavoz, con ""una falta de promoción"" y de otros aspectos necesarios para la potenciación de los comercios anexos al centro de IKEA, ""franquicia"" que Mesa vincula a la empresa Restotel, delegada de la gestión del Centro Comercial Guajara. Para él, ""existe un abandono total y desidia por parte de los propietarios y los gestores, que han asumido de forma unilateral lo que es comunidad, promoción, servicios..., todo"".

El representante del colectivo de pequeños empresarios del centro aseguró que ""las cuentas no salían porque no se invertía nada en el centro, tan sólo unas pequeñas pancartas. El lugar nunca ha sido adornado"".

Criticó, además, el hecho de que los responsables del Centro Comercial Guajara hayan incumplido ""las promesas"" pactadas. Sobre esta cuestión, explicó que ""se nos prometió que los locales iban a estar llenos, como máximo, en tres meses"", aunque recordó que ""se nos había dicho que cuando fuera inaugurado iba a estar lleno y en realidad no lo estuvo"".

""Han pasado siete meses y las cosas siguen igual e, incluso, peor. Como ejemplo están las plantas que antes existían y que ahora han sustituido por unas macetitas después de las reformas"", indicó el portavoz del colectivo comercial, quien criticó que ""nosotros contratamos el entrar en un centro comercial legal y en realidad, en aquel momento, estaba sin ocupación. Eso fue una gran carga que hemos arrastrado hasta ahora"".

Reconoció que ""todos estamos bajo el umbral del beneficio. No hay ningún negocio que esté cubriendo gastos y se han perdido en torno a 70 empleados"" por la gestión de la empresa responsable.

Juan Mesa quiso referirse, además, a las cuentas solicitadas por los empresarios a Restotel. Sobre las mismas señaló que ""el requerimiento de las cuentas se hizo el día 27 de junio y ellos, el día 7 de julio, hicieron un ingreso por caja de 80.000 euros para compensar lo que les correspondía a ellos por el mantenimiento del centro. Es un dinero que se ha dejado de ingresar durante estos meses en los que hemos estado en precario"", afirmó.

""Su prepotencia es tan grande que les da igual. La única alternativa que nos dan es que si no estamos de acuerdo, nos marchemos sin ningún tipo de indemnización.

Ante esta situación, el colectivo que representa Juan Mesa no descarta ejecutar acciones de protesta como llevar a cabo sentadas, una manifestación u otro tipo de medidas más duras.

Los inquilinos de los locales del Centro Comercial Guajara acusan a la gerencia de la infraestructura lagunera de abandonar sus intereses y de incumplir con lo que un primer momento habían pactado para el refuerzo de la actividad comercial de la zona.

Para uno de los portavoces de los comerciantes del centro, Juan Mesa, ""somos inquilinos que hemos pagado un servicio que no se ha prestado"".

Dicho servicio tiene que ver, a juicio de este portavoz, con ""una falta de promoción"" y de otros aspectos necesarios para la potenciación de los comercios anexos al centro de IKEA, ""franquicia"" que Mesa vincula a la empresa Restotel, delegada de la gestión del Centro Comercial Guajara. Para él, ""existe un abandono total y desidia por parte de los propietarios y los gestores, que han asumido de forma unilateral lo que es comunidad, promoción, servicios..., todo"".

El representante del colectivo de pequeños empresarios del centro aseguró que ""las cuentas no salían porque no se invertía nada en el centro, tan sólo unas pequeñas pancartas. El lugar nunca ha sido adornado"".

Criticó, además, el hecho de que los responsables del Centro Comercial Guajara hayan incumplido ""las promesas"" pactadas. Sobre esta cuestión, explicó que ""se nos prometió que los locales iban a estar llenos, como máximo, en tres meses"", aunque recordó que ""se nos había dicho que cuando fuera inaugurado iba a estar lleno y en realidad no lo estuvo"".

""Han pasado siete meses y las cosas siguen igual e, incluso, peor. Como ejemplo están las plantas que antes existían y que ahora han sustituido por unas macetitas después de las reformas"", indicó el portavoz del colectivo comercial, quien criticó que ""nosotros contratamos el entrar en un centro comercial legal y en realidad, en aquel momento, estaba sin ocupación. Eso fue una gran carga que hemos arrastrado hasta ahora"".

Reconoció que ""todos estamos bajo el umbral del beneficio. No hay ningún negocio que esté cubriendo gastos y se han perdido en torno a 70 empleados"" por la gestión de la empresa responsable.

Juan Mesa quiso referirse, además, a las cuentas solicitadas por los empresarios a Restotel. Sobre las mismas señaló que ""el requerimiento de las cuentas se hizo el día 27 de junio y ellos, el día 7 de julio, hicieron un ingreso por caja de 80.000 euros para compensar lo que les correspondía a ellos por el mantenimiento del centro. Es un dinero que se ha dejado de ingresar durante estos meses en los que hemos estado en precario"", afirmó.

""Su prepotencia es tan grande que les da igual. La única alternativa que nos dan es que si no estamos de acuerdo, nos marchemos sin ningún tipo de indemnización.

Ante esta situación, el colectivo que representa Juan Mesa no descarta ejecutar acciones de protesta como llevar a cabo sentadas, una manifestación u otro tipo de medidas más duras.

Los inquilinos de los locales del Centro Comercial Guajara acusan a la gerencia de la infraestructura lagunera de abandonar sus intereses y de incumplir con lo que un primer momento habían pactado para el refuerzo de la actividad comercial de la zona.

Para uno de los portavoces de los comerciantes del centro, Juan Mesa, ""somos inquilinos que hemos pagado un servicio que no se ha prestado"".

Dicho servicio tiene que ver, a juicio de este portavoz, con ""una falta de promoción"" y de otros aspectos necesarios para la potenciación de los comercios anexos al centro de IKEA, ""franquicia"" que Mesa vincula a la empresa Restotel, delegada de la gestión del Centro Comercial Guajara. Para él, ""existe un abandono total y desidia por parte de los propietarios y los gestores, que han asumido de forma unilateral lo que es comunidad, promoción, servicios..., todo"".

El representante del colectivo de pequeños empresarios del centro aseguró que ""las cuentas no salían porque no se invertía nada en el centro, tan sólo unas pequeñas pancartas. El lugar nunca ha sido adornado"".

Criticó, además, el hecho de que los responsables del Centro Comercial Guajara hayan incumplido ""las promesas"" pactadas. Sobre esta cuestión, explicó que ""se nos prometió que los locales iban a estar llenos, como máximo, en tres meses"", aunque recordó que ""se nos había dicho que cuando fuera inaugurado iba a estar lleno y en realidad no lo estuvo"".

""Han pasado siete meses y las cosas siguen igual e, incluso, peor. Como ejemplo están las plantas que antes existían y que ahora han sustituido por unas macetitas después de las reformas"", indicó el portavoz del colectivo comercial, quien criticó que ""nosotros contratamos el entrar en un centro comercial legal y en realidad, en aquel momento, estaba sin ocupación. Eso fue una gran carga que hemos arrastrado hasta ahora"".

Reconoció que ""todos estamos bajo el umbral del beneficio. No hay ningún negocio que esté cubriendo gastos y se han perdido en torno a 70 empleados"" por la gestión de la empresa responsable.

Juan Mesa quiso referirse, además, a las cuentas solicitadas por los empresarios a Restotel. Sobre las mismas señaló que ""el requerimiento de las cuentas se hizo el día 27 de junio y ellos, el día 7 de julio, hicieron un ingreso por caja de 80.000 euros para compensar lo que les correspondía a ellos por el mantenimiento del centro. Es un dinero que se ha dejado de ingresar durante estos meses en los que hemos estado en precario"", afirmó.

""Su prepotencia es tan grande que les da igual. La única alternativa que nos dan es que si no estamos de acuerdo, nos marchemos sin ningún tipo de indemnización.

Ante esta situación, el colectivo que representa Juan Mesa no descarta ejecutar acciones de protesta como llevar a cabo sentadas, una manifestación u otro tipo de medidas más duras.