Tenerife

San Benito surcó Aguere

La ciudad de La Laguna fue visitada por miles de romeros, que acudieron a divertirse y a rendir tributo al santo que salvó de la sequía los cultivos de la ciudad en el siglo XVI.
EL DÍA, La Laguna
14/jul/03 12:18 PM
Edición impresa

El más puro tipismo trazó ayer, en la Romería Regional de San Benito Abad, surcos de esperanza e ilusión en la ciudad de La Laguna, que fue desbordada por el público para admirar el más puro costumbrismo plasmado en las carretas, en las que los romeros repartieron productos de la tierra y el vino de la amistad, mientras las parrandas alegraban los corazones y el ganado lo perfumaba todo de olor a establo, mezclado con la fragancia de las flores de la Vega que pusieron la nota de color.

Este año no hubo tribuna de autoridades en la plaza de la Catedral, ya que los miembros de la corporación municipal prefirieron acompañar al Santo y hacer el recorrido como unos romeros más.

Las carretas mostraron bellas estampas del costumbrismo canario y los barcos lucieron sus velas al viento, mientras que la unidad regional fue puesta de manifiesto con la presencia de los grupos Hermanos Rodríguez de Milán (Tenerife), Joapira (El Hierro), Hautacuperche (La Gomera), Tuhoco (La Palma), Los Campesinos (Lanzarote), Tetir (Fuerteventura) y Coros y Danzas de Ingenio (Gran Canaria).

Como ha dicho la alcaldesa de La Laguna, Ana Oramas, en el programa de las fiestas la romería fue alegre y colorista y la ciudad recibió "engalanada a la ingente multitud de tinerfeños y canarios de otras islas" que vinieron a compartir un día de auténtica fiesta.

Las yuntas lucieron las escarapelas que, una vez entregadas por el concejal de Cultura, Juan Martínez Torvisco, repartieron los miembros de la Asociación de Arrastre Canario. Una costumbre que ha sido recuperada y se remonta al año 1892.

Muchos fueron los romeros que lucieron en sus sombreros la estampa de San Benito que editó la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento lagunero en forma de tríptico, con la imagen del Cristo de La Laguna por el otro lado. Unas estampas que eran distribuidas en los siglos XIX y XX en las ferias de ganado del Cristo, a las que era llevada en procesión la imagen de San Benito.

En la plaza de San Benito mucho público visitó la exposición de fotos antiguas sobre la romería, la indumentaria tradicional y escenas del campo. Todo ello profusamente adornado y con presencia de objetos tan típicos como el barco que hoy desfila y antaño participaba en carreras.

En sendas carretas la belleza lagunera estuvo representada por la Romera Mayor de San Benito, Nuria Esther Herrera González, y la Maga del Casino de La Laguna, María Vega Hernández.

Las calles de la ciudad lucieron una especial decoración, con palos en cuyas partes superiores colgaban objetos típicos, varas con cintas de colores, flores, verduras y frutas, con banderolas alusivas a la fiesta.

Al final, los romeros pasaron las jornada festiva en fincas junto a sus carretas, compartiendo alegría y amistad, mientras que los más jóvenes optaron por asistir a la verbena en San Benito.

El más puro tipismo trazó ayer, en la Romería Regional de San Benito Abad, surcos de esperanza e ilusión en la ciudad de La Laguna, que fue desbordada por el público para admirar el más puro costumbrismo plasmado en las carretas, en las que los romeros repartieron productos de la tierra y el vino de la amistad, mientras las parrandas alegraban los corazones y el ganado lo perfumaba todo de olor a establo, mezclado con la fragancia de las flores de la Vega que pusieron la nota de color.

Este año no hubo tribuna de autoridades en la plaza de la Catedral, ya que los miembros de la corporación municipal prefirieron acompañar al Santo y hacer el recorrido como unos romeros más.

Las carretas mostraron bellas estampas del costumbrismo canario y los barcos lucieron sus velas al viento, mientras que la unidad regional fue puesta de manifiesto con la presencia de los grupos Hermanos Rodríguez de Milán (Tenerife), Joapira (El Hierro), Hautacuperche (La Gomera), Tuhoco (La Palma), Los Campesinos (Lanzarote), Tetir (Fuerteventura) y Coros y Danzas de Ingenio (Gran Canaria).

Como ha dicho la alcaldesa de La Laguna, Ana Oramas, en el programa de las fiestas la romería fue alegre y colorista y la ciudad recibió "engalanada a la ingente multitud de tinerfeños y canarios de otras islas" que vinieron a compartir un día de auténtica fiesta.

Las yuntas lucieron las escarapelas que, una vez entregadas por el concejal de Cultura, Juan Martínez Torvisco, repartieron los miembros de la Asociación de Arrastre Canario. Una costumbre que ha sido recuperada y se remonta al año 1892.

La estampa de San Benito

Muchos fueron los romeros que lucieron en sus sombreros la estampa de San Benito que editó la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento lagunero en forma de tríptico, con la imagen del Cristo de La Laguna por el otro lado. Unas estampas que eran distribuidas en los siglos XIX y XX en las ferias de ganado del Cristo, a las que era llevada en procesión la imagen de San Benito.

En la plaza de San Benito mucho público visitó la exposición de fotos antiguas sobre la romería, la indumentaria tradicional y escenas del campo. Todo ello profusamente adornado y con presencia de objetos tan típicos como el barco que hoy desfila y antaño participaba en carreras.

En sendas carretas la belleza lagunera estuvo representada por la Romera Mayor de San Benito, Nuria Esther Herrera González, y la Maga del Casino de La Laguna, María Vega Hernández.

Las calles de la ciudad lucieron una especial decoración, con palos en cuyas partes superiores colgaban objetos típicos, varas con cintas de colores, flores, verduras y frutas, con banderolas alusivas a la fiesta.

Al final, los romeros pasaron las jornada festiva en fincas junto a sus carretas, compartiendo alegría y amistad, mientras que los más jóvenes optaron por asistir a la verbena en San Benito.