Cultura y Espectáculos

Costas obliga a justificar por escrito la necesidad de celebrar el Son Latinos?

El Ayuntamiento de Arona, el Cabildo tinerfeño y el Gobierno canario deberán comprometerse a poner de manifiesto "la relevancia cultural y turística" del macroconcierto, y desbloquear así la crisis que vive un evento para el que la organización no encuentra "ubicación alternativa posible".
D. FUENTEFRÍA, Santa Cruz
15/jul/03 20:20 PM
Edición impresa

El Festival "Son Latinos" no se celebrará este año a menos que el Ayuntamiento de Arona, el Cabildo Insular de Tenerife y el Gobierno Canario justifiquen en un informe conjunto la necesidad y relevancia de este evento cultural, aseguró ayer el alcalde de Arona, José Alberto González Reverón.

González, que ofreció una rueda de prensa junto a los responsables de la organización, Martín Rivero y Leopoldo Mansito, restó importancia a las denuncias realizadas por ATAN y por particulares, referidas a los daños medioambientales que el festival ocasiona en la Playa de Las Vistas, y que culminaron la pasada semana con un documento de Costas en el que no se autorizaba al Ayuntamiento de Arona a celebrar la edición de 2003. El alcalde dijo que el informe deberá incluir las repercusiones que tiene para la Isla y su promoción como reclamo turístico, así como la justificación de que Las Vistas es el marco más adecuado.

El alcalde se comprometió a sacar adelante "de inmediato" el documento, "para desbloquear el festival en estos días".

Por su parte, los también directores de Guagua Producciones tildaron de "crisis" la situación que vive el festival, aunque confiaron, según Martín Rivero, "en que prevalezca el sentido común y la buena voluntad de todas las partes".

"Fuerte golpe"

Para Rivero, la programación va "in crescendo" y ha supuesto un punto de encuentro con América Latina, y que hoy penda la espada de Damocles de la suspensión sobre nuestra cabeza es "un golpe muy fuerte", dijo.

Respecto a las denuncias que aludían también a que la organización había anunciado el macroconcierto sin haber pedido los permisos oportunos, Martín Rivero reconoció que así era, "pero no es menos cierto que existe una costumbre aceptada que nos hacía pensar que por parte de Costas no iba a haber problemas este año".

Dudó de la "buena fe" de ATAN, ya que "el daño que critican podría haberse producido desde la primera edición, y lo denuncian en la quinta". Rivero dijo que está previsto un plan de emergencia y un plan de limpieza "que cuenta con un gran despliegue de profesionales y medios para que la playa esté en condiciones de uso para los bañistas el mismo día de la celebración del concierto". "No queremos eximirnos de culpa", reiteró, pero "al no variar las premisas del concierto, no pudimos prever esta eventualidad".

En este sentido, explicó que en la autorización de Costas del 19 de agosto de 2002 se describía el "Son Latinos" como una actividad en la que concurren unas circunstancias especiales de intensidad, y que requieren la ocupación del dominio público marítimo-terrestre, y no incurre en las prohibiciones de la Ley", recordó.

Costas ha pedido en esta edición a la dirección del "Son Latinos" un emplazamiento alternativo a la Playa de las Vistas, que ocasionase menos destrozos ecológicos, pero el alcalde de Arona afirmó que "este evento perdería todo el encanto si no se celebrase en el entorno de la playa de Las Vistas".

Además, señalaron que la realización de este macroconcierto, que suele reunir a unas trescientas mil personas, sirve para acercar la cultura latina a Canarias y que ya han recibido felicitaciones de algunas instituciones, como la Casa de América en Madrid.

Por otra parte, Leopoldo Mansito descartó una de las posibilidades alternativas apuntadas, que sugería realizar el macroconcierto en un campo de fútbol, "algo que nadie puede pensar seriamente dada la cantidad de gente que acude al concierto", y aludió a la campaña de concienciación puesta en marcha este año para que los asistentes no lleven a la playa recipientes de cristal, para evitar los cortes que, según las denuncias de particulares, afectaron a diez personas en la pasada edición.

Comparó el evento con el celebrado recientemente en Hyde Park (Londres), que también supuso "el uso de un espacio público por miles de personas para un concierto específico", indicó.

Los organizadores no quisieron evaluar tampoco el coste económico que supondría no celebrar el festival, pero sí indicaron que "estamos a tiempo para pedir y recibir la autorización administrativa". Martín Rivero señaló que en contratos firmados ya se han movido 300.000 euros (50 millones de pesetas, a los que se suman otros 20 en reservas aéreas).

Martín Rivero concluyó explicando que la situación creada puede sembrar la duda en algunas empresas a la hora de colaborar en próximas celebraciones de este macroconcierto.

Operativo de limpieza

El operativo de limpieza por el que el Ayuntamiento de Arona se ocupa de devolver a Las Vistas su aspecto normal tras el "Son Latinos" planea su actuación "según la experiencia adquirida tras la puesta en marcha de un plan de actuación posterior a la celebración de este evento en años anteriores". En él se especifica que, en domingos y festivos comunes disponen de tres barredoras, con sus correspondientes peones especialistas; dieciocho peones de barrido y dos vehículos recolectores denominados minicajas. A este dispositivo se añaden, desde la pasada edición, otros diez peones más y cincuenta personas que limpiarán la arena; cinco tractores de playa y dos "dumper". Por otro lado, completan el equipo un camión recolector de 18 metros cúbicos con capacidad para 12 toneladas métricas, una cuba de baldeo para los paseos marítimos que hayan sido limpiados con las barredoras, un hidrocompresor para los accesos a la playa barridos por las barredoras con antelación y dos camiones cadena para retirar las góndolas llenas. En la pasada edición se utilizaron 50.000 litros de desinfectante y dos buzos limpiaron los fondos marinos.