Internacional

Las tropas aliadas abandonarán Irak cuando se apruebe una Constitución

El administrador jefe estadounidense en el país iraquí, Paul Bremer, subrayó que se trata de "una etapa esencial" para la elaboración de una Carta Magna que abra la vía a la celebración de unas elecciones libres y democráticas. No se fijó fecha para que se alcancen estos objetivos.
COLPISA, Bagdad
16/jul/03 18:29 PM
Edición impresa

COLPISA, Bagdad

La misión de la coalición habrá concluido cuando Irak tenga una Constitución y celebre elecciones libres, y cuanto antes lo consiga, mejor, declaró ayer el administrador jefe estadounidense en Irak, Paul Bremer, en rueda de prensa en Bagdad.

"Nuestra presencia aquí está en manos de los iraquíes", indicó Bremer al comentar la creación, el domingo, del Consejo de Gobierno Transitorio. Subrayó que se trata de "una etapa esencial" para la elaboración de una Constitución que abre la vía a la celebración de elecciones libres y democráticas.

Una vez que se haya cumplido este objetivo, "el trabajo de la coalición habrá concluido", declaró, subrayando que "estoy feliz de tener un socio fuerte". "La Constitución es un asunto iraquí que será elaborado por los iraquíes y para los iraquíes", precisó. Será adoptada por referéndum.

El responsable estadounidense no fijó fecha para que se alcancen estos objetivos, pero indicó que cuanto antes se consigan, mejor. Mientras tanto, "queda mucho por hacer", prosiguió Paul Bremer.

Preguntado sobre la creación de un tribunal encargado de juzgar a los ex dirigentes del Baaz iraquí, estimó que este asunto también concierne al Gobierno, reafirmando que la coalición sigue persiguiendo a los partidarios de Sadam Husein.

Nuevo ejército

Por otro lado, la formación del nuevo ejército iraquí comenzará la semana próxima en tres ciudades, Bagdad, Basora (sur) y Mosul (norte), precisó. Mientras tanto, el pago de los primeros sueldos de los cerca de 400.000 soldados del antiguo ejército ha comenzado esta mañana y se prolongará durante dos meses, precisó Bremer.

En cuanto a los ataques contra las fuerzas de la coalición, subrayó que "''tienen lugar únicamente en zonas reducidas del país, en Bagdad al norte y al oeste de la capital, y se trata de pequeños grupos".

"Atacan allí donde obtenemos un éxito", añadió el administrador estadounidense, citando las escuelas o fuerzas policiales, y recordando que un soldado estadounidense murió en la universidad de Bagdad y siete policías en formación habían sido víctimas de un atentado en Ramadi, a 120 kilómetros al norte de Bagdad.

En el terreno económico, calificó de "muy positiva" la reunión que mantuvo el lunes por la noche con tres miembros del Consejo de Gobierno y con empresarios iraquíes, en presencia de representantes del Banco Mundial.

Bremer también se refirió a los costes de la reconstrucción de Irak al reiterar que los miles de millones de dólares presupuestados para lo que queda del año 2003 se emplearán en proyectos para reconstruir el país y mejorar la situación económica.