Tenerife Sur
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Pedro Martín será el candidato del PSOE al Cabildo de Tenerife leer

Los agricultores próximos al vertedero se quejan de la presencia de gaviotas

Desde hace poco tiempo, las aves han optado por posarse en los invernaderos en producción. Sus excrementos se filtran y pueden provocar la pérdida de la cosecha de plátanos.
EL DÍA, Arico
16/jul/03 19:39 PM
Edición impresa

Los agricultores dedicados al cultivo del plátano en la zona de San Juan, situada entre Villa de Arico y la costa del municipio, perderán la actual cosecha por culpa de las gaviotas que se acercan al vertedero insular y que desde hace un mes están dañando la producción al posarse sobre los invernaderos y defecar en los mismos. Según los afectados, los excrementos se filtran por la malla al mezclarse con el sereno, quemando los bordes de las hojas de las plantas por el ácido que contienen.

Desde el ayuntamiento se afirma que una de las fincas más dañadas por esta situación es La Ministra, cuyas instalaciones productivas reciben la visita diaria de muchas gaviotas ""que no sólo manchan los techos, sino también los depósitos de agua, que se obstruyen con los residuos de estas aves. Al parecer, esta situación no se había registrado con anterioridad, pero, en cualquier caso, los afectados demandan una solución urgente al problema, ""porque si seguimos así vamos a perder la cosecha que se empezará a recoger desde diciembre hasta el mes de febrero"".

Como ejemplo, citan el caso de una finca de las más perjudicadas, que cuenta con 6.000 matas de la variedad gran enana en cuyas ramas se pueden observar los bordes quemados y las zonas centrales manchadas por el líquido resultante de la unión entre el agua de sereno y los excrementos de las aves.

Asimismo, los agricultores llaman la atención sobre el hecho de que las aves también producen sombra y con ello ""perjudican a los hijos que están naciendo para el próximo año"".

Posibles causas

Entre las hipótesis que barajan los afectados como causa de este comportamiento de las gaviotas que habitualmente acuden a buscar comida al vertedero insular mencionan ""que en el PIRS las hayan ahuyentado y ahora vengan a los invernaderos, porque siempre suelen estar en esa zona, que se encuentra a tres kilómetros de distancia de San Juan o atraídas por el agua de los estanques que se utilizan para regar los cultivos"".

Éste es un nuevo problema para una de las zonas productivas más importantes de Arico, que ya se había visto afectada por la ampliación del Complejo Medioambiental y por la presencia masiva de roedores, así como por los plásticos y otros residuos que transporta el viento desde el propio vertedero hacia los invernaderos, además del polvo que levanta y que también contribuye a deteriorar la producción agrícola.