Internacional

Rabat aceptaría una salida para el Sáhara sin afectar a su soberanía


COLPISA, Sevilla
17/jul/03 18:30 PM
Edición impresa

COLPISA, Sevilla

Rabat insiste en alertar al mundo de los efectos negativos que podría tener la escisión del Sahara Occidental en el futuro, no sólo del Magreb, sino también del territorio español. El ministro de Comunicación marroquí, Nabil Benabdallah, mostró ayer la buena disposición de su Gobierno para buscar una solución dialogada sobre el Sáhara Occidental, aunque condicionó cualquier salida a que "no se toque una posible secesión de territorio ni varíe la soberanía marroquí",

El ministro advirtió que "cualquier proceso de secesión no sólo puede significar un peligro para Marruecos, sino para toda la región", por lo que abogo por encontrar una solución "que evite esa desestabilización tan importante que podemos sufrir".

Benabdallah, que se encontraba en Sevilla participando en la Semana Marroquí en Andalucía, realizó estas declaraciones tras entrevistarse con el presidente andaluz, Manuel Chaves, que se ha ofrecido como mediador entre los gobiernos marroquí y el español en aquellos conflictos que puedan surgir en un futuro, una vez superados los roces derivados la crisis del islote Perejil.

El titular de Comunicación marroquí destacó la importancia que tiene para el país vecino el resultado del inmediato Consejo de Seguridad de la ONU, en el que se debatirá el proyecto de resolución sobre el Sáhara Occidental presentado por Estados Unidos.