Nacional

Aznar, que visitará Brasil en octubre, establece con Lula un plan de cooperación bianual


COLPISA, Madrid
17/jul/03 18:30 PM
Edición impresa

COLPISA, Madrid

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, terminó su primera visita de Estado a España "muy satisfecho de los resultados obtenidos durante estos dos días". Después de que el martes animara a los empresarios a invertir en Brasil, la jornada de ayer resultó más relajada. La primera cita, breve, fue con el ministro de Economía, Rodrigo Rato, quien señaló su compromiso "de apoyar el acuerdo comercial entre la UE y Mercosur". Tras su paso por el Congreso, Lula se reunió con Aznar, que visitará Brasil a finales de octubre. El último encuentro fue con Felipe González, con quien comparte su base ideológica.

"Hemos acordado establecer una alianza estratégica entre España y Brasil que consistirá en planes de cooperación bianuales en temas relacionados con la política, la economía y el comercio". Un acuerdo que corrobora la "gran confianza que España ha depositado en el Gobierno de Lula", pese a las diferencias ideológicas que les separan a ambos.

Por su parte, el mandatario brasileño resaltó que "esta visita ha sido muy fructífera" y habló del importante papel que España pue-de desempeñar en las relaciones entre la UE y Mercosur. "España, sin duda, será un socio de excepción para facilitar este trabajo", resaltó Da Silva, quien aseguró no tener ningún interés en que la relación de Brasil con el resto de los países que conforman Mercosur sea de hegemonía, "sino más bien de solidaridad con los más frágiles y de cooperación".

La lucha contra el terrorismo, prioritaria para Aznar, también obtendrá el respaldo del Gobierno brasileño. "A través de una política de desarrollo, podremos combatir el crimen organizado y el terrorismo. Una política cuyo resultado debe ser una gran política social", señaló Lula da Silva.